Vous êtes ici:

Quinto Domingo de Caruesma - Sr Ana Alonso

Année liturgique 2018-2019 [C]

Estamos en el quinto domingo de Cuaresma ya muy pronto vamos a celebrar la Pascua. Esta primera lectura nos evoca el paso del Mar del Rojo del pueblo de Israel, nos hace recordar el acontecimiento liberador con la pregunta que el autor del Segundo Isaías formula al lector ¿No os acordáis… ? Con este hecho histórico el Pueblo salió de la esclavitud. Y en medio de esa evocación al pasado aparece el futuro. Algo nuevo está en marcha, y de nuevo la voz divina lanza otra pregunta que nos invita a poner en juego nuestra inteligencia, razón, memoria y relación con Dios para que reconozcamos la eterna novedad de Dios en la historia y en nuestras vidas. Es Dios el que hace que surja la novedad. El amor de Dios es engendrador de futuro.

Llama igualmente la atención el agua, ya que es uno de los elementos naturales que jalonan de vida este pasaje. Al trazar, Dios, un camino en el mar, las aguas se separan para permitir la vida del pueblo elegido. El agua de los ríos será alumbrada en el desierto y el páramo para que el Pueblo elegido, por Dios, sacie su sed. El agua es símbolo del espíritu y la bendición que Dios derrama sobre el pueblo. El agua ha hecho que el desierto sea un lugar transitable para este pueblo. Un Pueblo que tiene el honor de ser el Pueblo elegido por el Señor, de ser su Pueblo. En esa posesión que conlleva la Alianza el Pueblo agradecido alaba al Señor. La alabanza es fruto de la vida concedida por Dios al Pueblo. Dios ha salvado al pueblo desde siempre es "El Salvador".
Podemos utilizar nuestra oración para hacer memoria agradecida del pasado, no para caer en la nostalgia, sino precisamente para renovarnos y abrirnos hacia la novedad de Dios. Eso es lo que el Deuteroisaías (capítulos 40-55 del libro de Isaías) nos propone en esta lectura. Las raíces de los pueblos están en el pasado, un pueblo sin historia es un pueblo sin raíces.
Nuestros pasos se encaminan hacia Jerusalén y hacia la mañana de Pascua. No se trata de creer en Jesús por las hazañas y milagros que hizo en el pasado. Los creyentes somos hombres abiertos al futuro desde el pasado. El Dios de las promesas, las que siempre cumple, es superior a todas las actuaciones del pasado, su presencia no se agota en ninguna actuación histórica. Así, Jesús será plenitud y superación total de la antigua Ley. El evangelio de hoy y la mujer perdonada es una muestra maravillosa de como el amor engendra futuro perdonando.
Pidamos al Señor que aumente nuestra fe para creer en el futuro lleno de esperanza. En Apocalipsis 21, 5 leemos : “Y el que estaba sentado en el trono dijo : He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo : Escribe ; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo : Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida”.
Detrás de estas Palabras contemplamos el rostro del Hijo que da la vida por cada uno de nosotros. Sumémonos con el Pueblo de creyentes a la alabanza innumerable ¡grandes y maravillosas son tus obras, Señor !

Ana Alonso, r.a.
Asunción Cuestablanca


Lectura del Profeta Isaías 43, 16–21

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

Derniers articles

S'inscrire à l'info-lettre