Primer Domingo de Cuaresma

Carême - Cuaresma - Lent

CREER : UNA OPCIÓN DE VIDA PARA EL DISCÍPULO

Hemos iniciado con el Miércoles de ceniza un proceso, un camino de fe que nos llevará hasta la Pascua. La cuaresma es una constante invitación a entrar por los senderos, los modos y las opciones de Dios.
Los textos de hoy nos hablan del camino de la fe, del modo de existir creyente, de cómo vivir el proyecto de Dios.

- El libro del Génesis nos remite en sus primeros capítulos al proyecto inicial de Dios sobre nosotros : un proyecto de vida, de armonía, de integración y fraternidad. Fue una iniciativa gratuita y unilateral.
Hoy Gn 9,8-15 nos sitúa después del diluvio. Percibimos en la formulación un fracaso del proyecto de Dios. La humanidad frustra su plan, decide entrar y permanecer en una cultura de destrucción y de muerte. Se deja ir por una espiral de violencia (Gn 4) y Dios borra su obra primera. Pero esa no había sido su primera palabra y tampoco será la definitiva. Lo suyo será una Palabra y un proyecto de vida.
Dios se promete a sí mismo y a la humanidad no volver a “aniquilar la tierra” (v.11) y nos da una señal, un signo que le servirá de recuerdo (v.15-16) de esta opción por la vida : el arco iris. La presencia de este arco después de la tormenta se convierte en el signo visible de la Alianza entre “Dios y la tierra”(v.13). A partir de ahí todo queda restaurado. El arco iris es como el anillo nupcial que une a Dios con la humanidad, al cielo con la tierra.

- El Salmo 24 nos habla de “camino, de rutas, de senderos”. Estas palabras ritman el texto. Definen al creyente. La Palabra de Dios traza un camino. Es una propuesta de felicidad.
El salmo es una plegaria para entrar y acoger los senderos de Señor que no siempre son nuestros caminos, ni lo son a nuestro modo. Es una petición al Señor para “que se acuerde” (v.6.7) de lo que El es : amor y fidelidad.
Quien recita este salmo sabe por experiencia la vulnerabilidad del creyente (v.7), la dureza de creer en todo tiempo y momento. La fragilidad para permanecer fiel a las opciones hechas. Pero por encima de todo sabe también vivencialmente del amor y de la ternura de su Dios (v.6). Le sostiene la certeza de que Dios conduce su vida.

- El texto que nos propone hoy la segunda lectura es una catequesis bautismal que está en sintonía con nuestro camino de la cuaresma. Está orientado hacia la noche de la Pascua. Ya desde el comienzo de la cuaresma nos da un sentido pascual, una clave de vida para el seguidor de Jesús : todo lo realizado por amor está abocado a dar vida, no queda infecundo “Si el grano de trigo no muere..”(Jn 12,24).
Este texto de 1 Pedro es el icono de la noche de Pascua : el Resucitado baja a los infiernos de la muerte y tomará de la mano a la humanidad de la antigua Alianza para introducirnos en su camino.
Al ser bautizados nosotros renacemos como resucitados para una vida nueva según el modo de Dios, según el Evangelio. ¿Somos conscientes de ello ?
“Nunca es tarde para comprometerse con Dios” (v.21) nos dice Pedro, aún es tiempo para entrar en la dinámica y en el modo de nuestro Dios que exige decisión y ruptura como nos presenta el Evangelio.

- 

JPEG - 12 ko
cathedrale16.over-blog.com

La escena de las tentaciones de Jesús en el desierto está situada en los sinópticos a continuación del Bautismo. Ambas están vinculadas.
En el Bautismo se nos relata la experiencia fundante de Jesús : “Tu eres mi Hijo amado” (Mc 1,11). Es su certeza. Y Jesús asume el proyecto de Dios como suyo,
“Inmediatamente después” (v.12) el Espíritu, antes de enviarle a la misión, le hace consolidar la experiencia vivida. Y lo hace mediante la prueba, donde la fe queda acrisolada (Eclo 2,5). Donde quedan de manifiesto sus opciones y las razones que le sostienen. Se le presenta el desierto como espacio de maduración, de escucha y de formación. Es el lugar de la tentación, el momento de elegir ser fiel al proyecto del Padre, de decidir el modo de realizar su misión.
Y El, permanece fiel al modo y al camino trazado por la Palabra de Dios.
El combate de Jesús en Marcos dura los cuarenta días. A lo largo de su misión esta tentación estará representada :
• En los fariseos que le invitan a evitar el camino doloroso de la fe (Mc 8,11-13)
• En los discípulos que le apartan de su camino (de muerte, sin gloria ni apariencia) (Mc 8,33)
• En su mismo corazón de hombre que teme a la muerte (Mc 14,35)
• En los adversarios que le invitan a hacer gestos espectaculares para que “veamos y creamos” (Mc 15,30)
Jesús no claudica del camino de la fe. Jesús no sucumbe a la tentación. Vive en fidelidad al proyecto de Dios en medio de “las fieras salvajes”(v.13).

“Apoyados y sostenidos por tu fidelidad, Señor,
queremos seguir tus proyectos de vida,
entrar en tus opciones,
hacer nuestros tus modos y
acoger el misterio pascual que cada día nos ofreces.
Todo te lo pedimos Señor, por tu Hijo,
El que inicia y consuma nuestra fe
Y por tu Espíritu que alienta nuestro camino hacia la Pascua”

Ascensión González Calle, R.A.
Provincia de Ecuador-Chile

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

Derniers articles

S'inscrire à l'info-lettre