Vous êtes ici:

Manos abiertas para acoger la vida

Jeunes soeurs 2006

>> Lire les autres témoignages

JPEG - 66.4 ko

Con estas palabras quiero expresar los sentimientos
màs profundos que habitan en mi corazòn y en mis
entranas.

Cuando lleguè a Parìs todo era nuevo, los rostros, las
hermanas, el lugar ; sin embargo me habitaba una
certeza : MARIA EUGENIA ME ESPERABA. !!! esta certeza
me permitiò entrar con todo mi ser a la sesiòn e ir
acogiendo la propuesta de cada dìa con gozo y en la
acciòn de gracias.

El encuentro con Maria Eugenia ha sido algo nuevo y
algo antiguo, es una mezcla de gozo, de esperanza y de
compromiso, me parece algo tan diferente verla de
cerca, poder hablar con ella, sentirla a mi lado
releyendo con ella mi Historia de Salvaciòn, caminando
y haciendo la sesion de manera particular conmigo ;
cuando deseo hablar con ella, està allì, cerca,
acogedora, viva y atenta a los latidos de mi corazòn y
a los pensamientos màs profundos que se mueven en mi.

No es facil combinar esta mezcla del encuentro con un
primer mundo desconocido, con su cultura, sus valores
y descubriendo a un Dios que va pasando segùn el
estilo y el ritmo de vida de Paris y luego acoger la
vida, las culturas, las diferentes lenguas y lo
particular de cada hermana y ver en cada una el
secreto de Dios y el sello de la Asunciòn. Cuando
esto puede tomar forma en mis pensamientos y en mi
corazòn y màs aun en mis entranas empieza la vida a
renacer, todo cambia de color y creo en la promesa de
Dios para su pueblo : "He venido para que tengan vida y
la tengan en abundancia" esa es la promesa y èl la
està cumpliendo entre nosotras, cuando apesar de las
lenguas aprendemos a comunicarnos, a expresar lo mas
profundo, cuando nos acogemos sabiendo que somos
diferentes haciendo el ejercicio de no sentirnos de
visita en esta casa sino intentando crear comunidad ;
cuando cada una con sus cualidades y sus debilidades
va encontrando su ritmo, su lugar, su manera de ser y de expresarse sin
temores.

Los temas de reflexion han sido variados, pero algo
comùn en todos es el encuentro con Maria Eugenia y su
mensaje, con La Asuncion, la de ayer y la de hoy, el
encuentro con la Palabra de Dios que nos habla y nos
revela a un Dios artista, dinàmico, un Dios que crea y
recrea el mundo y que cuenta con nosotras, con la vida
de nuestros pueblos para llevar a plenitud lo que ha
comenzado. Un Dios actual, que « hoy » quiere hacer
una historia nueva con cada una.

Doy gracias a este Dios, que estoy segura que es el
Dios de Marìa Eugenia por esta oportunidad, por las
personas que nos acompanan en esta experiencia y por
el Don que se nos està revelando a cada una de manera
particular.

Hna. Aurora Bonilla Zambrana
Provincia de Centroamèrica y Cuba.

>> Lire les autres témoignages

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

Derniers articles

S'inscrire à l'info-lettre