Vous êtes ici:

Fiesta de la Ascensión del Señor Jesús - Sr Cristina Maria

Année liturgique 2015-2016 [C]

Con la Fiesta de la Ascensión del Señor Jesús nos quedamos con la impresión de que algo acaba ; acaba una presencia pero una presencia que se va a continuar en otro tipo de presencia. Por una parte Jesús ha terminado su misión, la que el Padre le había confiado. Se va y nos deja a nosotros la tarea de continuarla siendo nosotros sus testigos : Vosotros sois mis testigos.

¿Cómo ser testigos del Señor Jesús ? Él mismo, Jesús, ha sido el primer testigo, el testigo privilegiado del Padre. No vino ni por sí ni para sí mismo, sino enviado por el Padre para dar testimonio de la Verdad. Jesús vino para dar testimonio del testigo por excelencia : el Testigo Fiel y Verdadero (Ap 3,14).

Para dar testimonio de alguien hay que conocerle desde dentro, haber compartido su vida para poder hablar de lo que sabe por experiencia y dar testimonio de lo que ha visto (Jn 3, 11) ; Solamente Jesús puede ser testigo del Padre. Y, a su vez, el Padre da dado testimonio del Hijo : “Este es mi Hijo” (Mt 3,18). Y el Hijo nos hace a nosotros testigos de su vida y misión en la tierra.

Hoy somos nosotros los testigos de Jesús, pero no podremos serlo en verdad sin una proximidad, una cercanía a El : Vosotros sois mis testigos porque estáis conmigo desde el principio (Jn, 15, 27). Cercanía que ha permitido una relación, un aprendizaje en el discipulado para poder ser testigos del Maestro. Y nosotros seremos testigos de lo que vamos experimentando en nuestra relación con El, de lo que vamos comprendiendo a la luz y con la sabiduría del Espíritu de qué y de quién tenemos que dar testimonio. Esa será, esa es nuestra tarea. Jesús ha llegado a la plenitud de su misión y, al mismo tiempo, está con nosotros en la nuestra que es también suya.

El ascender de Cristo es un modo de expresar que en El hay ya una plenitud acabada ; en nosotros todavía no. Por eso necesitamos su presencia. Los Evangelios con la misma fuerza que relatan la ascensión de Jesús, hablan de su permanencia en la Historia. Jesús es la primicia de la nueva creación, nosotros estamos solo en el comienzo. El grano de trigo caído en tierra empieza muy secreta pero realmente a germinar. Y lo que se nos ha confiado es ser testigos de ello, de esa nueva vida que se nos ha dado, de esa nueva creación que ha empezado ; en el corazón de nuestro mundo, donde germina la nueva vida, esta nuestra misión y el Espíritu la recrea sin cesar y la acompaña.

Sr Cristina Maria, r.a.
Madrid, España

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre