Vous êtes ici:

Domingo X del Tiempo ordinario - Sr Cristina Gonzalez

Année liturgique 2017-2018 [B]

Ser y vivir en la familia de Dios

Tras las Fiestas de Pentecostés, de la Sma. Trinidad, del Corpus Christi…volvemos a los Domingos del Tiempo Ordinario y con ello al Evangelio de Marcos. En la Liturgia de este domingo nos situamos en un “nuevo comienzo” tras la celebración de los Misterios de Pascua. En este camino vamos a ir tejiendo nuestras vidas con la de Jesús, el Resucitado. Jesús, a través del relato de Marcos, nos va a hacer revivir nuestro camino de seguimiento de Jesús.
La primera lectura nos sitúa en los comienzos del Misterio de la Salvación, el comienzo de la Historia Santa a la que pertenecemos por la fe. Para el creyente toda la Historia humana es una Historia Santa, una Historia de salvación que se va manifestando día tras día. El misterio de Pascua ilumina nuestro caminar, misterio que se va haciendo vida en el día a día si lo acogemos como tal. El Señor Resucitado nos acoge en “su casa” para que vivamos con el y hace en nosotros su morada. Es lo que quiso de nosotros, de la humanidad, desde el principio. Vivir en la morada de Dios y ser morada de Dios es aquello a lo que estamos llamados a ser y a vivir.
En la lucha por el Bien tendremos siempre el desafío de la fidelidad para llegar a ser esos hombres y mujeres salvados que El quiere, salvación que es un don y una tarea, un estar en la casa y volver siempre a ella. Todo lo que vivamos, dice Pablo, “es para nuestro bien” y la acción de gracias por “tanto don recibido” da gloria a Dios, manifiesta su amor misericordioso y fiel. Y una tribulación pasajera produce un inmenso e incalculable tesoro de gloria. Y “aunque nuestra casa se desmorone, esa morada terrestre en la que acampamos, sabemos que Dios nos dará una casa eterna no construida por manos humanas. El ir, salir, volver a la casa del Padre (segunda lectura)
Marcos nos presentó a Jesús en el Bautismo sin revelarnos nada de sus orígenes. Simplemente nos dice que vino de Nazaret de Galilea. Las actuaciones siguientes y la elección de los Doce suscitan una pregunta : ¿Quién es este ? ¿De dónde ha surgido Jesús ? Es el tema central del Capítulo 3 de Marcos del que se nos ofrece la parte final. La pregunta sobre Jesús se hace explícita en el texto de hoy. La elección de los doce suscita una pregunta entre los que le escuchan sobre su identidad. Jesús vuelve a casa. Cuando Jesús viene “a casa” nunca es buena señal, ya lo dijo El mismo : “Un profeta no es deshonrado sino en su propia tierra, entre sus familiares y en su casa” (Mc 6, 4). Y ahora, de nuevo Jesús es criticado nada más llegar. Pero como sucede a menudo en los evangelios, esta crítica le da a Jesús la oportunidad de explicar desde otro ángulo cuál es su misión. El escriba acusa a Jesús de trabajar en connivencia con Satán ; Jesús usa estas palabras no solo para probar que están equivocados, sino para decir algo profundo sobre el propósito de su tiempo en la tierra : asaltar la casa de Satán y atarlo, liberando a todos los que están bajo su poder.
Entonces, Jesús dice estas palabras difíciles sobre la blasfemia contra el Espíritu Santo. Quiere que la gente entienda que si dicen que él tiene un espíritu impuro, no sólo lo están insultando a él, sino que están negando la presencia del Espíritu Santo de Dios en Jesús. Y de este modo se colocan completamente al margen de la buena noticia. Y eso es algo muy serio.
Así que Jesús está en casa, donde su familia. Pero aunque él los ama profundamente, quiere, aún más, que todos entiendan que en él todos somos una familia. La conexión que tenemos unos con otros en Jesús, es mucho más profunda que cualquier relación de sangre. Jesús no quiere destruir la idea de familia, sino decirnos que nuestra solidaridad no puede detenerse en ella. El reconcilió a toda la humanidad, cuando hacemos la voluntad de Dios todos somos hermanos y hermanas, pues todos somos sus hijos. (cfr Hno. Alois, Comunidad de Taizé)

Sr Cristina María, r.a.
Madrid - España

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

Derniers articles

S'inscrire à l'info-lettre