Vous êtes ici:

Domingo V del Tiempo ordinario - Sr Cristina María

Année liturgique 2014-2015 [B]

Jesús se levantó, salió, se fue a un lugar solitario
y allí se puso a orar…

La Palabra de este domingo es de una riqueza extraordinaria. Siempre lo es, pero hay veces que parece que toda nuestra vida de creyentes se encuentra como envuelta, comprometida, enriquecida… por la Palabra.

Estamos empezando con la lectura del Evangelio de Marcos. Y en esta primera etapa de su Evangelio, Marcos nos va a ir presentando quién es Jesús. Jesús, a través de sus palabras y sus gestos, va a ir suscitando una pregunta : ¿Quién es este ? Y Marcos nos irá llevando, en una segunda etapa de su Evangelio hacia la confesión de fe de Pedro : Tu eres el Cristo (Mc 8,29). En la tercera parte de su Evangelio Marcos nos irá presentando : ¿Hacia dónde va Jesús ? Y sabremos el camino para llegar a la Pascua y a la plena confesión de la identidad de Jesús en boca de un pagano : Verdaderamente éste hombre era Hijo de Dios (Mc 15,39)

El domingo pasado el evangelista nos presentaba el inicio de “una jornada típica” en la vida de Jesús que se sigue en el texto de hoy : Un sábado en la sinagoga Jesús se pone a “enseñar como quien tiene autoridad” y a curar. Al salir de la sinagoga se va a la casa de la suegra de Pedro : la cura y al verse curada se puso a servirles. Y al atardecer curó a muchos de todo tipo de dolencia. Al día siguiente, de madrugada, se levanta y se va a un lugar solitario para orar… Tenemos pues lo que era primordial en la vida de Jesús : predicar con autoridad, curar enfermos y estar en oración con su Padre.

Jesús se revela en obras y palabras. Así nos comunica la gracia de la salvación : Los milagros forman parte de su manifestación a los hombres y de la gracia que trae : Jesús vino para dar vida y vida en abundancia : Un milagro tiene siempre un significado más allá de la mera curación del enfermo. En el texto de hoy vemos a la suegra de Pedro que tras el gesto de Jesús, se siente curada y “se puso a servirles”. El servicio va a ser una de las claves del Evangelio : Jesús mismo fue el primer servidor : El Hijo del hombre no ha venido a ser servido sino a servir y a dar la vida como rescate por muchos (Mc 10,45) A los discípulos se les va a pedir el servicio como clave del seguimiento.

Job, en la primera lectura, va a responder a la realidad sufrimiento no desde una lógica : Dios no hace imposible la vida al hombre : Dios no puede ser así. Job le pide que se revele, que se anuncie como presente incluso allí donde parecen faltar los signos de su bendición. Le pide que le haga sentir su proximidad pues va descubriendo que Dios es así. Y Pablo, como Job, nos va a decir que el servicio es la clave de la vida del creyente, lo que mueve la entrega apostólica.

El final del evangelio de hoy Jesús se retira a orar. La oración de Jesús está insertada en su ministerio. Forma parte de su vida. Jesús se separa, sale, para en ese éxodo ponerse en la verdad de su misión, en el origen de su ser y su tarea : La relación con el Padre, y en esa relación con El, y no en sus éxitos, está la certeza y el gozo de Jesús : La misión, no es suya, es del Padre. Para cada uno de nosotros : ¿Cuál es la clave, la fuente de nuestra vida y misión ?

Sr Cristina María, r.a.
Málaga, España

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre