Vous êtes ici:

Domingo Ordinario - Sr Ascensión González

Année liturgique 2010-2011 [A]

PREPARAR EL CORAZÓN PARA EL ENCUENTRO

Somos Iglesia en camino, peregrinos en búsqueda de una presencia. Somos buscadores de encuentros. Necesitados de encontrar y de ser encontrados.
Estos textos cuando se acerca el final del año litúrgico, tienen un sabor a presente y a futuro. Nos ponen en contacto con la esperanza y con la vida cotidiana.

La primera lectura del libro de la Sabiduría 6,12-16, nos presenta a la sabiduría, personificada en una mujer radiante que sale al encuentro y que desea ser encontrada.¿Quién la percibe ? Quien tiene un deseo ardiente en el corazón y se mantiene despierto en la noche, quien camina con los ojos abiertos, con la lámpara encendida, para descubrir la Presencia. Como la luz la sabiduría sale al encuentro de los que la desean : basta amarla para contemplarla, buscarla para encontrarla (Prv 8,17).
Quien la acoge será afortunado.
Las condiciones para encontrarla según el v.12 es el amor y la búsqueda. Lo que cuenta es el deseo y la búsqueda incansable de su presencia en la vida cotidiana. Reconocerlo y mantener la lámpara encendida en la cotidianidad y la sencillez de lo pequeño, de lo humilde radica según Dios la verdadera grandeza e inteligencia. Esa es la verdadera sabiduría y el verdadero gozo de la vida. No es cuestión de ciencia o de cultura, sino de vivir seriamente el presente. Es la forma de vigilar y de preparar el encuentro definitivo con el Señor.
 
I Tes 4,12-18 nos invita a vigilar. La vigilancia es la actitud de quien se percibe itinerante y en camino hacia una tierra prometida, con todo el pasado delante de sí, mirándolo y agradeciendo, haciendo memoria y sacando de ello la fuerza para caminar en el presente hacia el futuro. Sin verlo, solo esperándolo, dejándoselo en sus manos y con la nostalgia y el deseo del encuentro en el corazón.
El futuro le pertenece solo a El, se prepara, se espera y se acoge. El cristiano es quien vela, mantiene una actitud consciente, vigilante y activa. Su corazón vela esperando y viviendo en clave de encuentro constante, de salir al encuentro de la vida.
 
El evangelio de Mateo (25,1-13) compara el Reino a la celebración de una boda. Y como la anterior (24,45-51) también está centrada en la tardanza del Señor. Vuelve a poner el acento no en el mal comportamiento de los siervos, sino en la necesidad de estar prestos, dispuestos, preparados (24,44 ; 25,10) al grito del Esposo.
Todo gira alrededor de los preparativos para el encuentro con el Novio. El centro y la razón de la espera es El. Nos sitúa en el momento del encuentro definitivo donde queda de manifiesto la razón de la espera y del camino, de la noche y del sueño, del caminar y de alimentar el aceite de la lámpara : es el Novio. El es la razón y la clave de la vida, de las esperas y de los cansancios.
Mateo nos da otros datos que nos remiten a la tardanza del Novio y al sueño que amenaza a las jóvenes. Ambas ponen a prueba la consistencia y la solidez de la espera. Pero no está ahí la insensatez de la que se habla (v.3) no consiste en dormirse, sino en no preparar lo necesario para el encuentro cuando llegara el Esposo. Nos recuerda la expresión a quien edifica una casa sobre la arena o sobre roca (7,24-27).
El v.13 es una advertencia para permanecer constantemente fieles y dispuestos a dar razón del talante con el que vivimos, de la actitud ante la vida : ¿desaprensivos o previsores ? ¿Cómo vamos por la vida ? ¿Cómo nos ubicamos entre le presente y el futuro ?¿Qué actitud tenemos en lo cotidiano ? ¿Vivimos en clave de encuentro y de espera ? ¿En clave de bodas ? ¿Dónde radica la razón para estar siempre presta ?¿Qué le da hondura a mi espera ? ¿Qué le mantiene despierta ?
Ojalá la respuesta no sea un algo, sino un Alguien.
 
Ascensión González Calle
Provincia de Ecuador Chile.

 

 


À voir sur le web

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre