Domingo 6º de Pascua

Temps pascal

- Explicación

El Evangelio de Juan da una respuesta al interrogante de cómo escuchar a Jesús, después de su regreso al Padre. Juan identifica dos términos : paraklêtos, paráclito, y pneuma, espíritu. Paraklêtos, en griego, designa a alguien que asiste a un proceso para reforzar un conocimiento en el transcurso de un proceso. Desempeña allí un papel de defensor, de intercesor.
El Espíritu Santo es pues defensor. Es enviado a los hombres por el Padre, mediante la súplica de Jesús. Continúa guiando a los discípulos de Jesús, recordándoles sus palabras, haciendo de ellos sus testigos. Será su defensor en un mundo que no los acogerá, de la misma manera que no acogió a Jesús.

- Meditación

GIF - 4 ko
www.sermons4kids.com

En el Evangelio del pasado domingo (en los versículos que preceden este pasaje), Jesús invitaba a sus discípulos a tener fe. Hoy el acento está puesto sobre el amor. Fe y amor en la fidelidad al Cristo, he aquí lo que les se pide a los discípulos. Creer para no dejarse turbar, ni tambalear frente a los acontecimientos ; amar para no dejarse llevar únicamente por las propias inclinaciones. Al actuar del discípulo - amar y permanecer fiel a los mandatos- corresponde el actuar de Jesús : rogar al Padre, que envía el Espíritu. El Espíritu es don del Padre a los discípulos en respuesta a la petición de Jesús ; viene para estar con ellos ; y esto definitivamente, para siempre. Está capacitado para ser al mismo tiempo como otro defensor y como Espíritu de la verdad. Así es como continúa la obra de Jesús ; los discípulos no quedan huérfanos.
La actuación de Felipe en el texto de los Hechos de los Apóstoles está dentro del ámbito de influencia de Jesús : Felipe anuncia la Buena Noticia y realiza signos, en particular curaciones. Palabras y actos son evidentes y consolidan la fe de los creyentes. La muchedumbre se vincula a la Palabra de la salvación acerca de Jesús, muerto, resucitad0 y elevado a la derecha de Dios ; los signos reenvían no a quien los realiza sino a Cristo y a su poder de salvación. Los creyentes no se quedan solos : Cristo está presente en medio de ellos por la mediación de Felipe.
Los Samaritanos que acogieron la Palabra de Dios pero que estaban sólo bautizados en el nombre del Señor Jesús recibieron después el Espíritu Santo por mediación de Pedro y Juan. También allí los Apóstoles desempeñaron un papel de mediadores para que mujeres y hombres recibieran el don de Dios.
Seamos de esos que saben permanecer en el amor de Dios, de los que procuran encontrar de nuevo el camino que lleva al corazón : en lo profundo de nosotros mismos el Espíritu continúa manifestándonos la intimidad del Padre a la cual somos llamados ; en lo profundo de nosotros mismos, sustenta nuestros esfuerzos y nuestros combates para el amor. La epístola de San Pedro nos invita también a que sepamos dar razón de nuestra esperanza, a través de nuestras palabras y de nuestros actos, por nuestra manera de ser y de actuar que deben asemejarse a la de Cristo, y estar bajo la influencia del Espíritu.

-  Señor enséñanos a pasar de la superficie a la interioridad, enséñanos a retornar hacia el corazón, al centro de nuestro ser, donde inteligencia y voluntad se ensamblan ; haz que por el don de tu Espíritu nuestras inteligencias sean iluminadas por la fe y nuestras voluntades iluminadas por el amor.

© Sr Sophie Ramond, r.a.

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

Derniers articles

S'inscrire à l'info-lettre