Compartir de la Sesión

Jeunes soeurs 2018


Los días 3 y 4 de marzo nos pusimos nuevamente en camino tras las huellas de María Eugenia. Esta vez la aventura nos llevó hacia la región de Lorena, en Preisch y Metz.


Nuestra comunidad internacional se ensanchó por estos días, para acoger a las novicias y hermanas que igual que nosotras se sentían invitadas a hacer la misma experiencia espiritual de María Eugenia. Entre oración, celebración y compartir, recorrimos cada lugar acogiendo la gracia que se nos regalaba, con la certeza de ser herederas de un camino de santidad.


Vivimos una sencilla y profunda celebración de renovación de nuestra Consagración en la Capilla de Preisch. Una experiencia de renovación no solo de nuestro bautismo, sino también, de nuestra Alianza con Dios. Experiencia marcada por signos que renuevan nuestra vida espiritual y nos regalan un nuevo sentido : una comunidad internacional que respondía al unísono en su propia lengua, todas RA con sentido de cuerpo, Letanías con los Santos de nuestros países. Todo esto nos invitó a dejarnos invadir por la santidad y a la vez desear la santidad y una vida digna para todos.


En la noche tuvimos nuestra vigilia en Peltre que nos ayudó a seguir descubriendo como Dios actúa en cada una de manera diferente y llama de distintas formas. Este compartir de algunas de las historias vocacionales de nuestras hermanas, nos invita a continuar los vínculos creados, rezando unas por otras y ayudarnos mutuamente a vivir nuestra vocación.


El domingo nos aguardaba una gran sorpresa. Primero, rezar en la Iglesia donde María Eugenia había hecho su primera comunión y donde recibió gracias que la acompañarán el resto de su vida. Segundo, la comunidad polaca nos acogía en su capilla para celebrar juntos la eucaristía. Tercero, fuimos invitadas a un compartir fraterno con esta comunidad que nos llenó de emoción. Se nos seguía regalando un sentido de Iglesia, de universalidad. Cantamos, celebramos y compartimos alimentos. Con el corazón cargado de muchas emociones regresamos a casa, ahora podíamos decir : conocemos porque “hemos visto y escuchado”.

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre