Vous êtes ici:

4 domingo del tiempo de Pascua - Sr Ascensión González Calle

Année liturgique 2013-2014 [A]

Una difícil vocación

Primera Carta de San Pedro 2,20b-25

El texto que nos propone hoy la liturgia, escrito atribuido a Pedro, lo debemos a un conocedor de las situaciones de sufrimiento por las que pasa la comunidad creyente. Utiliza el nombre de Pedro para animar la fe de los cristianos que se ven obstaculizados en su caminar.

Este fragmento se sitúa en la parte central de la carta, donde se desarrolla las implicaciones de haber sido regenerados por Cristo (I Pe 1,13-4,11) : llamados a una nueva vida (1,13-2,10) ; a una conducta cristina : la de la disponibilidad (2,11-3,7) ; llamados a la vida haciendo el bien (3,8-22) ; la mentalidad cristina del amor(4,1-11).

El v.21 es una afirmación central sobre la cual gira su fundamentación : Cristo sufrió por vosotros. El autor recurre al canto del Siervo de Yaveh de Is 53 para presentar a Cristo sufriente.

Hacer el bien se indica con dos referencias : la del Siervo inmolado y la del Pastor a quien el Señor confía su rebaño (Is 53 y Ez 4,16). Son dos imágenes concretas de cómo dar la vida, de cómo hacer el bien.

El autor hace una magnífica exposición de su credo sobre Jesucristo, núcleo de la fe del creyente. Cristo :

  • sufrió (21)
  • sin haber hecho ningún mal (22)
  • sin devolver mal por mal
  • levándonos a los malos de mal al bien (24)
  • por eso es el buen pastor (25)

La vida que nos viene del Resucitado se gesta y se realiza pasando por la muerte y el sufrimiento. Ahora, en momentos difíciles de persecución y de burla por los que están atravesando las comunidades, el autor les expone cómo la referencia de Cristo, constituye la nueva identidad de los cristianos.

Ellos están llamados a vivir el sufrimiento injusto con buenas obras y devolviendo bien por mal en sus vidas. La lectura de este escrito, acogido en el canon cristiano, es de inmediata actualidad para cada uno de los cristianos y de las comunidades, llamados también hoy a vivir como minoría en un ambiente que es a menudo refractario y hostil. En este contexto es sumamente urgente encontrar las raíces teológicas y cristológicas profundas de la esperanza cristiana con un testimonio valiente y coherente. En medio de un clima de sospechas y de hostilidad, el testimonio cristiano se vive como coherencia ética, "hacer el bien", que desmonta las prevenciones y los recelos del ambiente.

La función de este testimonio es misionera. El escritor invita a los destinatarios a vivir la persecución desde la bienaventuranza evangélica de la identidad con Cristo (I Pe 4,13). Los creyentes tienen que proponer con coherencia, con libertad y confianza proponer abiertamente nuestra opción de fe : “"Si, a pesar de todo, os veis obligados a padecer por la justicia, ¡dichosos vosotros ! No temáis sus amenazas ni os turbéis. Glorificad en vuestros corazones a Cristo, el Señor, dispuestos siempre a contestar a todo el que os pida razón de vuestra esperanza ; pero hacedlo con dulzura y con respeto, con la conciencia tranquila, para que todos los que interpretan mal vuestra vida cristiana queden avergonzados de sus mismas palabras" (lPe 3,13-16).

Nos puede ayudar el plantearnos hoy cómo vivimos la minoridad, ¿provoca en mí alegría y esperanza ¿ o por el contrario provoca reclusión y silencio ?

Y el tema del sufrimiento, Desde dónde lo vivo ? ¿Como misión ? ¿Como vocación necesaria según el designio de Dios ?

Sr Ascensión González Calle, ra
Ecuator-Chile

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre