Vous êtes ici:

15 de noviembre 2018 : Asunción México : compromiso con los migrantes

Mexique


Como sabemos por los medios de comunicación e información, en los últimos meses se ha recrudecido el flujo de migrantes que atraviesan nuestro país buscando mejores condiciones de vida. Van huyendo de la pobreza, los conflictos armados o la existencia en nuestro territorio latinoamericano de grupos violentos como los carteles de droga o las redes de traficantes.


Es un fenómeno masivo que provoca en la población mexicana diferentes reacciones, algunos tienen miedo, otros sospechan que estas caravanas estén siendo movilizadas o manipuladas por grupos de poder. Otros, desde una visión humanitaria, buscan la manera de solidarizarse cooperando con alimentos, ropa, asistencia.


Desde esta problemática migratoria, inspirados por las prioridades de la Asunción el Instituto Asunción de Águilas está comprometido, desde hace varios años y de diferentes maneras, con la problemática de los migrantes. En este impulso solidario, invitó al “Programa Casa de Refugiados” a un panel organizado para sensibilizar a los padres de familia del instituto. Los participantes al capítulo provincial asistimos también, en el marco de la elaboración del proyecto de la provincia.
Algunos de los especialistas que vinieron de “Casa de Refugiados” a animar este evento, son padres de familia de la escuela. También participaron como ponentes alumnas dos que realizan su experiencia “semana laboral” en este centro. El tema del panel era : “La importancia de nuestra participación ciudadana para el bien común : una mirada cercana a la realidad actual”.


En el panel se enfatizó que este flujo migratorio es parte de un fenómeno global que se hará cada vez más grave y frecuente en el mundo, debido a la crisis del sistema económico que vive la mayor parte de la población mundial. Vamos a conocer este fenómeno global durante los próximos 20 años, por lo tanto, esta realidad nos invita a posicionarnos no desde una reacción defensiva sino desde una respuesta evangélica y crítica de un estilo de vida insostenible para la mayoría de los seres humanos. 
Esta actitud nacida del Evangelio puede traducirse en pequeños gestos solidarios, gestos aparentemente insignificantes pero que cambian la vida de muchos de nuestros hermanos migrantes, que agradecen una mano solidaria en su camino esperanzado hacia un futuro mejor para ellos y sus familias.


Una alumna voluntaria en “Casa de Refugiados” nos ofrece su testimonio :


“Programa Casa de Refugiados…donde las etiquetas desaparecen y no hay otra raza más que la humana. Llegué con miles de preguntas, salí con miles de respuestas. Encontré este lugar un espacio seguro, donde los únicos muros que había eran para sostener la estructura y proteger a sus residentes. En tan solo una semana, encontré momentos de vida y esperanza, donde una sonrisa, un oído, y un abrazo amigo, lograban más que cualquier medicina.
Pude conocer ojos nuevos ; ojos que saben que el refugio es una condición y no una definición ; ojos que ven más allá de las fronteras físicas y encuentran corazones que laten igual que los nuestros ; conocí también ojos esperanzados, llenos de vida que se iluminaban con el gesto más sencillo.
No pude evitar derramar unas cuantas lágrimas al ver la sonrisa de José Rafael, un chico venezolano de 4 años, al jugar con las estampas de Pokémon y saborearse el chocolate que Pepe le había dado. O a Gilberto y Daniela, felices con los juguetes que Chayito les escogió.
Pude ver el apoyo de mucha gente, desde lo tangible como despensas, comida, donativos, hasta lo inefable, aquello difícil de describir porque se parece al amor... como las palabras de aliento, la escucha sincera, el apoyo, el ánimo.
En Magdalena Mixuca , los relevos para ir a apoyar, el amor por el balón en la cancha con los niños y la palmada en el hombro llamando a la lucha.
Es sorprendente lo que el amor puede lograr. La construcción por un mundo de paz empieza en nosotros mismos y puede ser tan contagiosa como la risa : no hay fronteras, no hay límites para el amor. Y eso es lo que me ha enseñado” Programa Casa de Refugiados”, más que una casa... un hogar”. (Mariana González de los Ríos, alumna de Asunción Águilas, último año de bachillerato)


Redacción :
Tere Méndez (Dirección General de Águilas)
Elsa Vázquez (Coordinadora de Servicio Social – Águilas)
Ana Sentíes r.a.


Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre