Vous êtes ici:

10 March 2019 - Message from Sr. Rekha, Superior General

Soeur Rekha Chennattu


As the feast of Saint Marie Eugenie our Foundress approaches, it gives me immense joy to write this message to all of you during this season of Lent. It is a special time in the liturgical calendar for reflection, conversion, healing and reconciliation. We are preparing ourselves for the celebration of new life at Easter with a renewed heart and mind. Let us make it a period of grace to grow in inner freedom and joy, and to become truly daughters of Saint Marie Eugenie. (...)
We live in a world wherein hate propaganda, violence, populist nationalism, displacement and corruption lead many innocent people to unjustifiable suffering. The conclusions of the recent Vatican Summit on protection of minors left us with mixed feelings of disappointments as well as rays of hope. But one thing is obvious – there is much suffering in the Church which could have been avoided if we had been alert and had the courage to address these issues with honesty and transparency. From another angle, the more I listen to the Sisters, I feel that sometimes there is unnecessary personal suffering, since we lack healthy inter-personal relationships in our communities. This deprives us of being the best version of ourselves and giving our best for God’s mission. In this context, what does it mean to be in conformity to the will of God ?
What is God’s will ? How do we discern it in our day-to-day life ? It seems to me that what makes us free, enhances life, fosters communion, builds up communities, and what is in favour of the fragile and peripheries, and what protects our common home will always be in conformity to God’s will. My experiences have taught me that conformity to God’s will liberates me and gives me true Joy and peace. Sometimes we equate true joy with personal achievement or successful mission. At other times we equate joy with good health or personal comforts. These things do give us momentary happiness but they will never satisfy the deep longings of our soul. Marie Eugenie taught us that we can experience true freedom, inner peace and lasting joy when we yield to God’s plan, making our choices in conformity to God’s will. We gradually develop this inner freedom when we create space within for others and God. Sometimes, we are so preoccupied with ourselves (our well-being, health, comfort, happiness, mission, achievements) that there is place neither for others nor for God. Our inner freedom is not a static reality ; it is dynamic and constantly evolving. We have to work on it every day to make it an experience of our daily life. With this inner freedom and trust in the guidance of the Spirit, we can detach ourselves joyfully from our personal choices, and enter into a process of discernment in line with the choices of God. (...)
This year, among other things, shall we celebrate the feast by having a SPIRITUAL CONVERSATION with Marie Eugenie ? How can we “possess God” and “be possessed by God” ? How can we become free from within ? How can we open ourselves to personal conversion and become joyful Sisters ? How can we make discernment a way of life and become good news for our community ? How can we make our choices in conformity to God’s will, always in favour of the poor and suffering ? 
During this LENT, let us make time to listen inwardly and expand our awareness of God’s interventions in our lives. Let us fast from attitudes that isolate people, words that hurt others, actions that divide communities and decisions that destroy our common home. In the words of Pope Francis, “Let us not allow this season of grace to pass in vain ! Let us ask God to help us set out on a path of true conversion. Let us leave behind our selfishness and self-absorption, and turn to Jesus’ Pasch. Let us stand beside our brothers and sisters in need, sharing our spiritual and material goods with them. In this way, by concretely welcoming Christ’s victory over sin and death into our lives, we will also radiate its transforming power to all of creation.” 
In communion with the General Council and the community of Auteuil, I wish you a Happy Feast of Saint Marie Eugenie !
Rekha M Chennattu, RA
Superior General



Alors que la fête de Sainte Marie Eugénie, notre Fondatrice, approche, c’est avec une immense joie que je vous écris ce message pendant la période du Carême. Dans le calendrier liturgique, c’est un temps spécial de réflexion, conversion, guérison et réconciliation. Nous nous préparons à célébrer la vie nouvelle, à Pâques, avec un cœur et un esprit renouvelés. Faisons-en une période de grâce pour grandir en liberté et joie intérieures et pour devenir vraiment les filles de Sainte Marie Eugénie. (...)
Nous vivons dans un monde où la propagande, la violence, les nationalismes populistes, les déplacements et la corruption conduisent beaucoup de personnes innocentes à une souffrance injustifiable. Les conclusions du récent Sommet du Vatican sur la protection des mineurs nous ont laissé un sentiment partagé de déception et de lueurs d’espérance. Mais une chose est évidente : il y a, dans l’Eglise, beaucoup de souffrance qui aurait pu être évitée si vous avions été vigilants et si nous avions eu le courage d’affronter ces problèmes avec honnêteté et transparence. Sous un autre angle, plus j’écoute les sœurs, plus je sens qu’il y a parfois des souffrances personnelles inutiles, car nos communautés manquent de relations interpersonnelles saines. Cela nous empêche de donner le meilleur de nous-mêmes et de faire de notre mieux pour la mission de Dieu. Dans ce contexte, que signifie « être en conformité avec la volonté de Dieu » ?
Quelle est la volonté de Dieu ? Comment la discerner dans notre vie quotidienne ? Il me semble que ce qui nous rend libres, renforce la vie, favorise la communion, construit les communautés, ce qui est en faveur de la fragilité et des périphéries et ce qui protège notre maison commune sera toujours en conformité avec la volonté de Dieu. Mes expériences m’ont enseigné que la conformité à la volonté de Dieu me libère et me donne la joie et la paix véritables. Parfois nous assimilons la vraie joie à la réussite personnelle ou au succès de la mission. A d’autres moments nous assimilons la joie à la bonne santé ou au confort personnel. Ces choses-là nous donnent un bonheur momentané mais elles ne combleront jamais les désirs profonds de notre âme. Marie Eugénie nous a enseigné que nous pouvons expérimenter la liberté véritable, la paix profonde et la joie durable quand nous réalisons le plan de Dieu, en posant nos choix en conformité avec la volonté de Dieu. Nous développons progressivement cette liberté intérieure lorsque nous offrons un espace aux autres et à Dieu. Parfois nous sommes tellement préoccupées de nous-mêmes (de notre bien-être, notre santé, notre confort, notre bonheur, notre mission, nos réussites) qu’il n’y a de la place ni pour les autres ni pour Dieu. Notre liberté intérieure n’est pas une réalité statique ; elle est dynamique et évolue en permanence. Nous devons y travailler chaque jour pour l’expérimenter dans notre vie quotidienne. Avec cette liberté intérieure et la confiance en la conduite de l’Esprit, nous pouvons nous détacher joyeusement de nos choix personnels et entrer dans un processus de discernement en accord avec les choix de Dieu. (...)
Cette année, entre autres, célèbrerons-nous la fête en prenant le temps d’une CONVERSATION SPIRITUELLE avec Marie Eugénie ? Comment pouvons-nous « posséder Dieu » et « être possédé par Dieu » ? Comment pouvons-nous devenir libres intérieurement ? Comment pouvons-nous nous ouvrir à la conversion personnelle et devenir des Sœurs joyeuses ? Comment pouvons-nous faire du discernement une manière de vivre, bonne nouvelle pour nos communautés ? Comment pouvons-nous poser nos choix en conformité avec la volonté de Dieu en faveur des pauvres et des souffrants ?
Pendant ce CAREME, prenons le temps d’écouter intérieurement et de nous rendre plus conscientes des interventions de Dieu dans nos vies. Pratiquons le jeûne des attitudes qui isolent les personnes, des mots qui blessent les autres, des actions qui divisent les communautés et des décisions qui détruisent notre maison commune. Selon les mots du Pape François, « ne laissons pas passer en vain ce temps favorable ! Demandons à Dieu de nous aider à mettre en œuvre un chemin de vraie conversion. Abandonnons l’égoïsme, le regard centré sur nous-mêmes et tournons-nous vers la Pâque de Jésus : faisons-nous proches de nos frères et sœurs en difficulté en partageant avec eux nos biens spirituels et matériels. Ainsi, en accueillant dans le concret de notre vie la victoire du Christ sur le péché et sur la mort, nous attirerons également sur la création sa force transformante. »
En communion avec le Conseil Général et la communauté d’Auteuil, je vous souhaite une bonne fête de Sainte Marie Eugénie !
Rekha M. Chennattu, RA
Supérieure Générale



A medida que se acerca la fiesta de Santa María Eugenia, nuestra Fundadora, siento una inmensa alegría al enviaros este mensaje en el tiempo de Cuaresma. En el calendario litúrgico, la Cuaresma es un momento especial para la reflexión, conversión, curación y reconciliación. Nos estamos preparando, con un corazón y una mente renovados, a la celebración de una nueva vida en Pascua. Permitamos que sea un tiempo de gracia para crecer en libertad interior y alegría y para convertirnos en verdaderas hijas de Santa María Eugenia.(...)
Vivimos en un mundo en el que la propaganda de odio, la violencia, el nacionalismo populista, el desplazamiento y la corrupción llevan a muchas personas inocentes a un sufrimiento injustificable. Las conclusiones de la reciente Cumbre del Vaticano sobre la protección de los menores nos han dejado con sentimientos discordes de decepción y de destellos de esperanza. Pero una cosa es obvia : hay mucho sufrimiento en la Iglesia que podría haberse evitado si hubiésemos estado alerta y hubiésemos tenido el coraje de abordar estos temas con honestidad y transparencia. Desde otro ángulo, cuanto más escucho a las Hermanas, siento que, a veces, hay un sufrimiento personal innecesario, porque carecemos de relaciones interpersonales saludables en nuestras comunidades. Esto nos priva de plenamente de ser nosotras mismas y de dar lo mejor para la misión de Dios. En este contexto, ¿qué significa estar en conformidad con la voluntad de Dios ?
¿Cuál es la voluntad de Dios ? ¿Cómo la discernimos en nuestra vida cotidiana ? Me parece que lo que nos hace libres, lo que desarrolla la vida y fomenta la comunión, lo que construye comunidades y favorece lo frágil y las periferias, y lo que protege nuestro hogar común, estará siempre en conformidad con la voluntad de Dios. Mis experiencias me han enseñado que la conformidad con la voluntad de Dios me libera y me da verdadera alegría y paz. A veces equiparamos la verdadera alegría con el logro personal o el éxito en la misión. En otros momentos identificamos la alegría con la buena salud o las comodidades personales. Estas cosas nos pueden dar una felicidad momentánea, pero nunca satisfarán los anhelos profundos de nuestra alma. María Eugenia nos ha enseñado que podemos experimentar la verdadera libertad, la paz interior y la alegría duradera cuando entramos en el plan de Dios, tomando nuestras opciones en conformidad con la voluntad de Dios. Gradualmente desarrollamos esta libertad interior cuando creamos un espacio dentro de nosotras mismas para los otros y para Dios. A veces, estamos tan preocupadas de nosotras (de nuestro bienestar, salud, comodidad, felicidad, misión, logros) que no hay lugar ni para los demás ni para Dios. Nuestra libertad interior no es una realidad estática ; es dinámica y está en constante evolución. Tenemos que trabajar en ella todos los días para convertirla en una experiencia cotidiana. Con esta libertad interior y con la confianza en la guía del Espíritu, podemos desprendernos de nuestras opciones personales con alegría y entrar en un proceso de discernimiento en línea con las opciones de Dios.
Este año, entre otras cosas, ¿sabremos celebraremos la fiesta teniendo una CONVERSACIÓN ESPIRITUAL con María Eugenia ? : ¿Cómo podemos “poseer a Dios” y “ser poseídas por Dios” ? ¿Cómo llegar a la libertad interior ? ¿Cómo abrirnos a la conversión personal y convertirnos en hermanas gozosas ? ¿Cómo podemos hacer del discernimiento una forma de vida y convertirnos en una buena noticia para nuestra comunidad ? ¿Cómo hacer nuestras opciones en conformidad con la voluntad de Dios, siempre a favor de los pobres y de los que sufren ?
Durante esta CUARESMA, dejemos tiempo para escuchar desde dentro y ser más conscientes de la intervención de Dios en nuestras vidas. Ayunemos de las actitudes que aíslan a las personas, de las palabras que hieren a los demás, de las acciones que dividen a las comunidades y de las decisiones que destruyen nuestro hogar común. En palabras del Papa Francisco, “¡No permitamos que esta temporada de gracia pase en vano ! Pidamos a Dios que nos ayude a emprender un camino de verdadera conversión. Dejemos atrás nuestro egoísmo y preocupación-personal y caminemos hacia la Pascua de Jesús. Pongámonos junto a nuestros hermanos y hermanas necesitados compartiendo nuestros bienes espirituales y materiales con ellos. De esta manera, al acoger concretamente la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte en nuestras vidas, irradiaremos también su poder transformador a toda la creación".
¡En comunión con el Consejo General y la comunidad de Auteuil, os deseo una feliz fiesta de Santa María Eugenia !
Rekha M. Chennattu, RA
Superiora General



A medida que se acerca la fiesta de Santa María Eugenia, nuestra Fundadora, siento una inmensa alegría al enviarles este mensaje en el tiempo de Cuaresma. En el calendario litúrgico, la Cuaresma es un momento especial para la reflexión, conversión, curación y reconciliación. Nos estamos preparando, con un corazón y una mente renovados, a la celebración de una nueva vida en Pascua. Permitamos que sea un tiempo de gracia para crecer en libertad interior y alegría y para convertirnos en verdaderas hijas de Santa María Eugenia. (...)
Vivimos en un mundo en el que la propaganda de odio, la violencia, el nacionalismo populista, el desplazamiento y la corrupción llevan a muchas personas inocentes a un sufrimiento injustificable. Las conclusiones de la reciente Cumbre del Vaticano sobre la protección de los menores nos han dejado con sentimientos discordes de decepción y de destellos de esperanza. Pero una cosa es obvia : hay mucho sufrimiento en la Iglesia que podría haberse evitado si hubiésemos estado alerta y hubiésemos tenido el coraje de abordar estos temas con honestidad y transparencia. Desde otro ángulo, cuanto más escucho a las Hermanas, siento que, a veces, hay un sufrimiento personal innecesario, porque carecemos de relaciones interpersonales saludables en nuestras comunidades. Esto nos priva de ser plenamente nosotras mismas y de dar lo mejor para la misión de Dios. En este contexto, ¿qué significa estar en conformidad con la voluntad de Dios ?
¿Cuál es la voluntad de Dios ? ¿Cómo la discernimos en nuestra vida cotidiana ? Me parece que lo que nos hace libres, lo que desarrolla la vida y fomenta la comunión, lo que construye comunidades y favorece lo frágil y las periferias, y lo que protege nuestro hogar común, estará siempre en conformidad con la voluntad de Dios. Mis experiencias me han enseñado que la conformidad con la voluntad de Dios me libera y me da verdadera alegría y paz. A veces equiparamos la verdadera alegría con el logro personal o el éxito en la misión. En otros momentos identificamos la alegría con la buena salud o las comodidades personales. Estas cosas nos pueden dar una felicidad momentánea, pero nunca satisfarán los anhelos profundos de nuestra alma. María Eugenia nos ha enseñado que podemos experimentar la verdadera libertad, la paz interior y la alegría duradera cuando entramos en el plan de Dios, tomando nuestras opciones en conformidad con la voluntad de Dios. Gradualmente desarrollamos esta libertad interior cuando creamos un espacio dentro de nosotras mismas para los otros y para Dios. A veces, estamos tan preocupadas de nosotras (de nuestro bienestar, salud, comodidad, felicidad, misión, logros) que no hay lugar ni para los demás ni para Dios. Nuestra libertad interior no es una realidad estática ; es dinámica y está en constante evolución. Tenemos que trabajar en ella todos los días para convertirla en una experiencia cotidiana. Con esta libertad interior y con la confianza en la guía del Espíritu, podemos desprendernos de nuestras opciones personales con alegría y entrar en un proceso de discernimiento en línea con las opciones de Dios.(...)
Este año, entre otras cosas, ¿sabremos celebraremos la fiesta teniendo una CONVERSACIÓN ESPIRITUAL con María Eugenia ? : ¿Cómo podemos “poseer a Dios” y “ser poseídas por Dios” ? ¿Cómo llegar a la libertad interior ? ¿Cómo abrirnos a la conversión personal y convertirnos en hermanas gozosas ? ¿Cómo podemos hacer del discernimiento una forma de vida y convertirnos en una buena noticia para nuestra comunidad ? ¿Cómo hacer nuestras opciones en conformidad con la voluntad de Dios, siempre a favor de los pobres y de los que sufren ?
Durante esta CUARESMA, dejemos tiempo para escuchar desde dentro y ser más conscientes de la intervención de Dios en nuestras vidas. Ayunemos de las actitudes que aíslan a las personas, de las palabras que hieren a los demás, de las acciones que dividen a las comunidades y de las decisiones que destruyen nuestro hogar común. En palabras del Papa Francisco, “¡No permitamos que esta temporada de gracia pase en vano ! Pidamos a Dios que nos ayude a emprender un camino de verdadera conversión. Dejemos atrás nuestro egoísmo y preocupación-personal y caminemos hacia la Pascua de Jesús. Pongámonos junto a nuestros hermanos y hermanas necesitados compartiendo nuestros bienes espirituales y materiales con ellos. De esta manera, al acoger concretamente la victoria de Cristo sobre el pecado y la muerte en nuestras vidas, irradiaremos también su poder transformador a toda la creación" .
¡En comunión con el Consejo General y la comunidad de Auteuil, les deseo una feliz fiesta de Santa María Eugenia !
Rekha M Chennattu, RA
Superiora General

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

Derniers articles

S'inscrire à l'info-lettre