Vous êtes ici:

Visita del Papa a México

Mexique

Muy queridas hermanas y amigos de la Asunción :

Como ustedes saben, México tuvo la gracia de recibir al Papa Benedicto XVI los días 23 al 26 de Marzo del presente, antes de su visita pastoral en Cuba. La comunidad de Puebla queremos compartirles brevemente lo que fue para nosotras las hermanas, un grupo de 10 jóvenes y un matrimonio, la ida a la Misa multitudinaria que el Papa tuvo con miles de jóvenes (600 000 aproximadamente que venían de todos los puntos del país) en el Parque Bicentenario en Guanajuato, muy cerca de nuestro emblemático cerro del cubilete, donde veneramos a Cristo Rey.
 
En primera, podemos decir que fue una experiencia de Iglesia, donde laicos adultos (entre ellos gobernadores, diplomáticos, los 4 candidatos a la presidencia de la República y jóvenes, religiosos (as) de numerosas congregaciones, sacerdotes, Obispos de todo el Continente americano católicos y ortodoxos, nos dimos cita en ese lugar para ver, estar y compartir nuestro amor y fe con el Papa.
 
Nuestro deseo y alegría de ser parte de esa página de nuestra historia eclesial, nos dio la decisión y la energía para salir a las 3 de la mañana, viajar de noche, caminar bajo el sol ya de primavera a ¡grandes temperaturas !, esperar, pasar varios “retenes” pues las medidas de seguridad estuvieron muy presentes. Despliegue de la policía federal, miembros del Ejército, etc. Sin embargo, sin ningún temor a estas personas, pues en el camino les regalábamos rosarios, oraciones, recibían bendiciones y la certeza de que todo iba a salir bien sin ningún problema o violencia. Fue una experiencia positiva ver las sonrisas en los rostros de estos hermanos nuestros que estaban cumpliendo con su deber, podíamos ver “más allá” al hombre de fe que se alegraba de no ser un ser “extraño”, “lejano” sino miembro de un pueblo y reconocido como hermano.
 
Durante la peregrinación se entonaban cantos, porras a Jesús, a María, al Papa, gritos tales como : “ ¡Se ve, se siente, el Papa está presente !”, “¡Benedicto hermano, ya eres mexicano !”, en fin, un despliegue de creatividad para expresar la alegría de tenerlo entre nosotros.
No importó dormir a la intemperie con un ¡frío espantoso !, mal comidos y sin agua para tomar ; lo que nos movía, lo que nos daba fuerza era verlo y escuchar su palabra, su mensaje al día siguiente, en el fondo expresaba el reconocimiento en la fe que hacemos del vicario de Cristo. Hubo animación con cantos gran parte de la noche, alabanzas a Dios, con 2 grupos musicales también formados por jóvenes, a las 12 de la noche inicio la vigilia de oración, el rezo del rosario meditado con la exposición del Santísimo hasta las 4 de la mañana, luego pudimos descansar un poco hasta las 6 de la mañana que se celebró una Misa donde se consagraron las hostias que se iban a distribuir durante la Misa con el Papa.
 
Tuvimos la suerte de tener lugares en una zona de “invitados especiales”, pues Margarita Zavala, nuestra “primera dama” y exalumna de toda la vida de la Asunción lo hizo posible con todo el cariño, sencillez y generosidad que le caracterizan. En esa área pudimos ver mejor al Papa, escuchar perfecto al hermoso coro que cantó la Misa, pudimos ver a todos los candidatos a la Presidencia y otros personajes, fue una muy grata experiencia, compartir con ellos a otro nivel.
 
El encuentro del Papa con los niños la noche anterior había sido muy bueno (lo vimos en megapantalla), se le veía sonreir al Papa, se expresaba con un lenguaje muy cálido, afectuoso ; destacó muy firmemente que no teníamos derecho de “quitar la sonrisa a los niños” por abusos, abandonos, violencia e injusticia, nos exhortó a todos a cuidar más y a construir un futuro más humano, más seguro, más fraterno. Sin embargo, sentimos que ese reconocimiento de nuestra realidad social faltó hacerla más presente en su homilía de ese Domingo, esperábamos una palabra más fuerte y de contundente rechazo a la delincuencia, a la violencia, a la injusticia e impunidad que estamos viviendo. Hubiéramos querido escuchar un “perdón” por todos los casos de abuso que algunos miembros de la jerarquía han ejercido sobre menores, en fin… otro detalle que nos hubiera gustado escuchar y celebrar toda la Misa en español, pues todos éramos de habla hispana. Es cierto que el latín es el idioma oficial de la Iglesia, pero nos gusta a muchos celebrarla más en nuestra lengua materna. ”Amar a la Iglesia es una característica de nuestro Carisma, sin embargo también María Eugenia apreciaba que tuviéramos espíritu crítico ante los acontecimientos de nuestra sociedad y de la Iglesia. Sin embargo, a pesar de todo esto, seguimos aclamando al Papa con porras, gritos y expresiones de afecto.
 
Finalmente, regresamos contentos de ver los “ríos de personas” que se veían por todos los caminos como una manifestación de la gran fe de nuestros pueblos latinoamericanos y de su sed de Dios. Seguros de las gracias y bendiciones que todos los presentes y los no presentes habíamos recibido. Concluímos con un pensamiento de madre María Eugenia que expresa su experiencia : “Cuanto más sufría por la Iglesia y descubría sus debilidades, más la amaba” y en otro : “La Iglesia es una madre tierna y buena” donde se encuentra también el misterio del bien”.
 
Sr Josefina Flores
Puebla - México

 



À voir sur le web

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre