Vous êtes ici:

Transformar “DESDE DENTRO” (3)

Education transformatrice

Liderar de forma evangélica un proyecto evangelizador


La pieza clave para construir una escuela evangelizadora es un liderazgo que, “desde dentro” de la comunidad, sea capaz de detectar, desarrollar y aprovechar el rico conocimiento, talento y creatividad que existe entre los miembros de la comunidad educativa, de modo que puedan contribuir, desde los diferentes dones, vocaciones y roles, al desarrollo del proyecto educativo cristiano. Algunas de las características de este liderazgo evangélico y evangelizador serían :

  • Creyente. Asume el proyecto educativo cristiano desde la experiencia propia de haber “encontrado el tesoro” (Mt 13,44). El líder formal (director y equipo directivo) es el primer responsable del despliegue del proyecto evangelizador o proyecto educativo cristiano.
  • Carismático. Desde el sentido secular del término, debe tener aptitudes y actitudes para desempeñar esta función, las conozca y desarrolle. Pero también en el sentido espiritual, es necesario que conozca, en el sentido “vivencial” del término, el carisma que inspira el carácter propio, sobre todo en su dimensión pedagógica.
  • Profético. En el sentido bíblico del término, ha de ser capaz de discernir el camino más evangélico en las orientaciones y decisiones que debe tomar, sin temer “ir contra corriente”, siendo testigo de unos valores diferentes a los del "mundo" (Rm 12,1-2). También, ser capaz de “ver más allá”, marcando nuevos horizontes y proyectos.
  • Valorativo. Identifica y potencia el talento de las personas con las que colabora. Reconoce y agradece sus logros, acompaña sus dificultades, favorece sus aprendizajes.
  • Corresponsable. Delegan responsabilidades, crea equipos, forma líderes y comparte el liderazgo.
  • Inspirador. Es y se siente discipulado en una comunidad de discipulado, compañero de fatigas, motivador de nuevos proyectos…
  • Íntegro. Más allá de cumplir un código ético, es coherente con lo que dice, y trata de vivir los valores evangélicos que defiende.


Es común escuchar que no estamos en una época de cambios sino en un cambio de época. Es difícil gestionar cambios que se dan con mucha rapidez, e incluso esta transformación integral e integradora que proponemos en este artículo. El desarrollo de la capacidad organizativa, adaptable al cambio, permite afrontar el constante fluir de esta realidad que tratamos de transformar con nuestra acción educativa cristiana. La organización y coordinación de los procesos que se realizan en el centro ayuda a impregnar de valores, criterios y orientaciones evangélicas y evangelizadoras todas las acciones que se realicen en él. Es obvio que se necesita un modelo de gestión :

  • Ágil. Que responda con eficacia y eficiencia a las debilidades internas y a las amenazas externas, reconociendo y aprovechando las fortalezas que tenemos y las oportunidades que percibimos en nuestro entorno.
  • Integral. Que oriente e inter-relacione todos los procesos que se realicen en el centro hacia un objetivo común que, siendo flexible (evaluable-mejorable), haga posible mantener en el tiempo la acción evangelizadora a corto y largo plazo, aún cuando cambie el contexto.
  • Integrador. Donde pueda intervenir, si no todos, el mayor número de miembros de la comunidad educativa. La misma organización debe ofrecer los instrumentos, tiempos y espacios donde se genere y aproveche la creatividad e innovación que mejora el proyecto enriqueciéndolo. Existe mucha experiencia, talento, virtud, conocimiento y creatividad en nuestros centros e instituciones ; una buena gestión facilita su detección, conocimiento y desarrollo para el aprovechamiento en la consecución de los objetivos pastorales (evangelizadores), al tiempo que ayuda al crecimiento personal de los agentes.

Cuidar los espacios de experiencia espiritual y abrir las puertas al mundo


Desde los orígenes del cristianismo, el arte ha sido un profundo y eficaz instrumento de transmisión de la fe. Tenemos ante nosotros el reto de transformar el imaginario religioso en nuestros centros, es urgente realizar un trabajo de adaptación a la sensibilidad de las nuevas generaciones, involucrándolas en la creación y recreación del mismo, pues no hay nada como el arte para expresar el mensaje, la vivencia y el sentimiento de lo inefable. Los espacios pueden hablar de Dios y del Evangelio, del diálogo interreligioso que se pueden dar cita en nuestros centros. En especial, es necesario mimar las capillas, oratorios y salas de interioridad, donde se favorece la experiencia personal de encuentro con Dios, así como los tiempos para propiciar dicho encuentro, sea de forma individual o grupal.
El proyecto educativo evangelizador no puede quedarse encerrado tras los muros del colegio, sino que se abre a la realidad que rodea al centro. La experiencia cristiana hace brotar, “desde dentro”, el compromiso por la justicia, que forma parte de la esencia del Evangelio. Jesús de Nazaret, con su vida y palabras, anunció un orden social basado en el amor, única garantía de paz e igualdad. Confesar a Dios como “Padre” significa reconocerse hijo, y por lo tanto, hermano dentro de una fraternidad universal con quien comparte o no la misma fe. El cuidado de la gran familia humana y de la casa común, que es nuestra creación, forma parte del compromiso por la justicia. “Nadie puede sentirse exceptuado de la preocupación por los pobres y por la justicia social” (EG 201). Desde nuestro ideario cristiano, los valores, principios, opciones y acciones que conforman el compromiso social, se integran en el proyecto que Dios tiene sobre cada persona y la sociedad. El compromiso social para algunos de los miembros de la comunidad educativa brotará de la fe en Jesucristo, y para otros podría ser un lugar donde descubrirla.
Nuestras instituciones educativas surgen de la respuesta que los fundadores han dado a la llamada que el Espíritu Santo suscitó en ellos, siempre unida a paliar una gran necesidad social : la formación integral de la persona y la transformación de la sociedad desde los valores del Evangelio. El compromiso social forma parte de nuestra identidad, y adquiere un rico abanico de formas y contenidos en el carácter propio de cada una de ellas.
En nuestros centros se realizan multitud de actividades que ponen su granito de arena en la construcción de una sociedad más justa, más fraterna, promoviendo la cultura del encuentro, la solidaridad, del amor al prójimo y a los desfavorecidos. En estos últimos años se han visto reforzadas y ampliadas con nuevas metodologías como el aprendizaje servicio solidario, en las que se aúna aprendizaje y solidaridad, promoviendo el crecimiento individual, que transforma a la persona al tiempo que transforma su entorno.


Hna. Mercedes Méndez r.a.
Directora del Departamento de Pastoral de Escuelas Católicas
in eDUCADORES - Octubre-Diciembre 2016



Transformar “DESDE DENTRO” (1) | Transformar “DESDE DENTRO” (2)


Bibliografía

  • CENCINI, AMADEO, Amarás al Señor tu Dios. Psicología del encuentro con Dios, Sígueme, Salamanca 2003.
  • FERRÁN RUIZ, La nueva educación, LID, 2007
  • GARCÍA PAREDES, J.C.R. “La llamada de los orígenes : Fundadores, fundaciones y carismas”, Teología de la Vida Religiosa, BAC, Madrid 2000.
  • GUARDINI, ROMANO , Las etapas de la vida, Palabra, Madrid 1997.
  • HOWARD GARDNER, La inteligencia reformulada : Las inteligencias múltiples en el siglo XXI, Grupo Planeta, 2011.
  • MARTÍN VELASCO, JUAN, El fenómeno místico. Estudio comparado, Trotta, Madrid 1999.
  • PAUL TOUGH, Cómo triunfan los niños. Determinación, curiosidad y el poder del carácter, Palabra Madrid 2014.

Documents

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre