Vous êtes ici:

Solemnidad de la Navidad - Sr. Camino Lescún

Année liturgique 2016-2017 [A]

¿Encontrará a alguien capaz de acogerlo ?


Después de estas cuatro semanas de espera, llegamos al punto de nuestro destino. Durante este tiempo hemos escuchado la Palabra de Dios invitándonos a ponernos en camino, a dejar a un lado nuestras seguridades y volver a poner nuestra confianza en el Señor, dejándonos llevar más allá.
Esta última semana se nos anunciaba que la salvación estaba ya cerca y que empezáramos a ponernos en pie, porque íbamos a ser liberados de nuestras cadenas.
El día 24, el Martirologio de Navidad nos pone en estado de espera ansiosa, nos sitúa ante el anuncio esperado y preparado desde el principio de la creación. Nos dice que incluso una inmensa paz reinaba sobre toda la tierra. Todo parecía propicio y seguro para la venida del Salvador. Las lecturas y el salmo nos hablan de esa alegría contenida desde el principio y que estalla ahora, iluminando toda la historia, hacia delante y hacia atrás. Nada volverá a ser lo mismo, y nada será visto de la misma manera desde ese momento.
El evangelio destaca esa solemnidad desde su comienzo, y como un himno, va proclamando esa Palabra que existía desde el principio, y que estaba cara a cara con Dios. Esa Palabra por medio de la cual se hizo todo, que estaba en lo profundo de cada cosa, dándole vida desde su interior, se manifiesta ahora hecha carne, se hace uno de nosotros, asume nuestra pequeñez, nuestra limitación, nuestras dificultades… para seguir siendo luz para los hombres. Esa Palabra que es vida nace de nuevo hoy entre nosotros. En un tiempo no más difícil que el de Herodes, quiere de nuevo ser anuncio de vida. Los hombres siempre tenemos la tentación de volver a soñar con un Dios que viene cargado de poder y de fuerza, que destruye la maldad de un plumazo, que elimina las guerras y el sufrimiento…. y de nuevo Dios nos muestra que su modo de actuar es otro, que Él actúa siempre desde lo pequeño, para que en nuestra debilidad se muestre su fuerza. Dios vuelve a contar con cada uno de nosotros para hacerse carne hoy, y sin nosotros, se queda fuera de la historia. Su lógica no es la nuestra, sino la del amor hasta el extremo, que da la vida para dar vida, que se hace niño indefenso para sacar de nosotros lo mejor, que se humaniza para divinizarnos. ¿Encontrará hoy alguien dispuesto a acogerlo en sí, a abrir su posada para dejar desinstalarse por Él ?
Que mirándole aprendamos a amar, a su manera, que hoy sólo le contemplemos, sin decir, sin reflexionar, sin dar mil vueltas… sino simplemente dejándonos transformar por el Amor de un Dios que quiso estar más cerca aún de su pueblo.


Sr Camino Lescún, ra
España

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre