Vous êtes ici:

Homilía clausura del CGP 2017

CGP 2017


Con una hermosa Eucaristía
se clausura el Consejo General Plenario.
Las provinciales empiezan a marchar a sus países,
dejando un bello recuerdo en España


Hermanas, daros las gracias por invitarme a presidir en este día de acción de gracias al final de este encuentro La Eucaristía. Al final del trabajo se hace la fiesta, como lo habéis hecho este fin de semana con la celebración del bicentenario.


El lema De vuestro CGP no lo conocía, hasta ahora que lo leía antes de la Eucaristía. Me gusta conocerlo, conocer la vida de las otras congregaciones de la familia Asunción, interesarnos por lo que hacemos los unos y los otros, nos hace estar en sintonía.


Este lema nos invita desde la comunión a partir en la misión, siendo profetas de alegría.


Ahora dejadme que os diga lo que nos ha inspirado estas lecturas de la liturgia de hoy. En el libro de los Números se nos invita a partir al desierto, lugar difícil pero al mismo tiempo de encuentro con Dios. En nuestra vida experimentamos también la tentación de ir tras lo ídolos, nos desviamos, nos vamos detrás de falsos dioses. Pero tenemos ocasiones, como son los capítulos, donde se nos invita a volver al Señor, a volver a las fuentes. Vemos la imagen de la serpiente, todo aquello que nos hace encerrarnos en nosotros mismos, y se nos invita a elevar la mirada a Dios. La serpiente en el mástil es símbolo de Jesús resucitado, que nos vuelve a llevar a Dios. Si nos alejamos de Dios, mirar a Cristo, y él nos hará volver al buen camino. Poner mi vida, nuestra vida, en manos del Señor, eso es mirar la serpiente de bronce, celebrarlo muerto y resucitado, como vamos a vivir en pocos días. Se nos llama a volver al camino que nos ha sido dado, como gracia. La gracia es un don que nos precede, dice san Agustín, Cristo muerto y resucitado nos regala su Gracia.


El Evangelio también nos recuerda algo de nuestro carisma Asuncionistas, esa ciudad de Dios, contrapuesta a “este mundo”. Estamos invitados a “caminar en la luz” dirigiéndonos hacia la ciudad de arriba, caminar hacia Cristo, seguir la voluntad del Padre. A eso se os ha invitado y se nos invita cada día, a orar para descubrir, para buscar en el silencio, la voluntad de Dios padre, para cada una de nosotras, para nuestras comunidades y provincias.


Permitidme que os recuerde unas palabras que decía el padre D’Alzón a las hermanas, realizando una traducción no perfecta. Una persona que no ha entregado toda su voluntad, podrá rezar mucho, pero estará triste. La voluntad es a la vez nuestro enemigo y nuestro aliado. Quiero hermanas con voluntad, no quiero voluntades de papel mojado, sino fuertes desde la obediencia.


En la vida religiosa queremos seguir la voluntad de Dios.


Profetas de alegría, dice vuestro lema. El papa Francisco no deja de recordar la necesidad de la Alegría que viene del Evangelio, de servir a Cristo, poniendo nuestra voluntad en Él, dejando nuestra estreches de miras, y poner nuestra voluntad en él, que nos invita a mirar hacia un horizonte largo.


Damos gracias a Madre María Eugenia por el carisma que nos ha regalado para bien de la Iglesia en el Mundo.
Seamos profetas de esta alegría.


Juan Antonio,
Padre Agustino de la Asunción
04/04/2017

 



Documents

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre