Vous êtes ici:

Ha Maria del Carmen, Mexico

Témoignages - Testimonials - Testimonios

Compartir sobre mi profesion perpetua y mi vocación 

 

Cuando pienso en mi vocación, me vienen al recuerdo muchas imágenes, sobre todo de la gente sencilla de una comunidad pobre en Querétaro, ahí empecé a ir de misiones con un grupito de alumnas, maestras y algunas religiosas de la asunción. Yo tenía 14 años, era alumna de la Asunción de Querétaro desde los 10 años y vivía lo que toda joven vive a esa edad ; me encantaba salir con mis amigos, bailar, ir al cine… Pero Dios se arregla para hacerse sentir de uno u otro modo y hoy estoy segura que fue ese lugar en el que me tocó el corazón… Me impactaba mucho ver la pobreza de esa gente, no podía entender por qué ellos sufrían así y yo no, por qué tenían tantas carencias y yo no… Muchas preguntas iban ocupando mi interior esos años mientras el cariño y la amistad crecían con ellos y también simultáneamente con Jesús, a quien comencé a descubrir con un rostro vivo, cercano, íntimo…
 
Cuatro años pasaron de muchas experiencias que fueron haciendo madurar mi vocación, el acompañamiento de algunas hermanas, el seguir comprometida en las misiones y en un grupo juvenil fueron fecundando mi amor y mi deseo de que mi vida tuviera sentido desde El para los demás… Y al terminar la preparatoria decidí iniciar el proceso como religiosa de la Asunción. Sinceramente no busqué otras congregaciones porque mi identificación desde niña con la Asunción era grande, me llenó mucho desde siempre el espíritu que se respiraba y lo que escuchaba sobre la transformación de la sociedad me entusiasmaba mucho…
 
Estando ya en el noviciado, en tiempo de adviento, me conmovió profundamente el icono de la Virgen de la ternura, estuve horas contemplándolo y me dí cuenta de que me decía mucho. Admiré el gesto del niño que se abraza con fuerza al cuello de María, y entonces entendí que “abrazaba su humanidad” y que así también quería abrazar la mía… Esta idea me impactó profundamente, era el Dios encarnado en Jesús el que se entregaba así a la humanidad… abrazándola incondicionalmente, y a partir de esta fuerte experiencia que fue modelando mi espiritualidad, opté por el misterio de la Encarnación.
 
Mi Palabra es “El nos amó primero” 1Jn4,16 Lo primero que me viene al corazón, es el constatar durante años, el trabajo que Dios ha hecho en mi tierra, cultivándola en todo momento y sembrando buena semilla. Me asombra su paciencia, su delicadeza, y la esperanza de que a su tiempo la tierra de mi vida dará su fruto.
Desde esta experiencia hecha en mi proceso personal puedo afirmar que El ha sido bueno con su tierra, y que no únicamente mi persona sino toda la humanidad es la tierra en la que El trabaja y con la cual sigue queriendo hacer alianza.
 
Con el mismo gozo de María en su canto de alabanza puedo decir que El continúa apostando por nosotros, como lo hizo un día haciéndose cercano y encarnándose en Jesús. Abrazando nuestra humanidad, amando nuestra fragilidad y acompañando con su presencia discreta la historia de su pueblo, nos ha revelado su Amor gratuito e incondicional. ¡El nos amó primero !, ha sido y es su iniciativa, es El quien pone en nuestro corazón el mismo fuego que arde en el suyo por transformar nuestra sociedad y construir otro mundo posible. 
 
Sólo podré y podemos dar la vida porque El la dio primero, sólo podré y podemos ser fieles a su proyecto porque El es fiel, podré y podemos vivir haciendo alianza porque su alianza es eterna, podré y podemos amar gratuitamente y sin medida porque su amor es Don y no tiene fin.
 
Hoy en día estoy trabajando en la preparatoria del Instituto Asunción de México, acompañando las experiencias de fe de los jóvenes. Me siento contenta y plena con lo que he ido aprendiendo y aportando, no sólo entre ellos sino en los equipos del colegio, en las búsquedas y los trabajos compartidos. El carisma de la Asunción es muy rico y al compartirse todos nos enriquecemos.
 
Este 24 de diciembre renové los votos por primera vez junto con mi comunidad en la misa de Navidad. A decir verdad en un primer momento me parecía algo absurdo renovarlos, si hacía sólo 12 días que había pronunciado mis votos perpetuos, sin embargo, el comentario de una hermana me hizo entender de otra manera el momento…”ahora lo harás en solidaridad con toda la congregación” y esto dio mucho sentido profundo. Lo viví así, pensando el todos los rostros de hermanas que conozco, ahora sí puedo decir que son muchos, gracias a la experiencia de la sesión de hermanas jóvenes en Auteuil el verano pasado.
 
En síntesis puedo decir que todo este año que cerramos hace unos días.. 2010 ha estado lleno de acción de gracias, de bendiciones, de descubrir y tocar a Dios muy cerca haciendo historia de salvación conmigo, en mi vida, revelándome su incondicionalidad, su Amor gratuito. ¡El nos amó primero !
 
Maria del Carmen, ra
Mexico - Aguilas

Documents


À voir sur le web

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre