Vous êtes ici:

Guatemala, Cabricán-Huitan : 50 años

Guatemala


Herman@s, enviamos este video de la celebración de la llegada de la Asunción a Cabricán-Huitán, hace 50 años ; con motivo de este acontecimiento, la Asociación Cultural Mam, ACUMAM (fundada por la Asunción, en manos de quienes quedó la radio Mam, ahora llamada, Balam Stereo) invitó a las hermanas de la Asunción a celebrar el jubileo. La Nación de Guatemala, aceptó con alegría la invitación y se aprovechó, la asamblea nacional de este mes de abril, para viajar a Cabricán. La alegría, fue inmensa al encontrarnos de nuevo con ellos, exalumnos, colaboradores, de aquel entonces. Nos dieron un tapiz bordado con palabras de agradecimiento. Aprovecharon este gran acontecimiento, para cortar la cinta, como símbolo de inaugurarse la radio en linea “on line”, que pedían los emigrantes en USA, para comunicarse con ellos. Aprovechamos para darles la dirección del Internet y Uds.


 


Breve historia de la fundacion de Cabrican-Huitan


Después de Vaticano II y Medellín, La Iglesia hizo un llamado a las congregaciones religiosas, para desplazarse hacia la periferia, a zonas más pobres. Nuestra Provincial, de entonces, M. Ignacia, en 1961, decidió buscar lugares de la periferia para hacer una inserción. Llegaron de España 3 misionera Amparo Zorita, Lucila García Villalón, San Francisco, y una salvadoreña María de la Eucaristía ; primero llegaron a San Carlos Sija, municipio cercano a Huitán, en agosto 1961. Mientras tanto, el párroco de aquel momento, Tomás Melville, terminaba de construir la casa de habitación de las hermanas y la escuela.


Les dieron un gran recibimiento, les salieron a encontrar a la Cipresada con estandartes, fue algo muy grande, les regalaron gallinas, blanquillos, etc.


Las hermanas arriban a Cabricán el 7 de octubre, para atender a los municipios de Cabricán-Huitán, departamento de Quezaltenango situados a 7,000mts de altura, temperaturas muy frías, muchas veces, bajo cero, no nieva, pero cae escarchas, que cubren los sembrados y los arruinan. No se necesitaba refrigeradora, el clima mantenía la temperatura fría, para tomar el agua, hacer gelatinas, etc. ; se calentaban con una chimenea, alrededor de la cual también se reunían. No hacía falta calentador para bañarse, la tubería que pasaba por la cocina de leña, calentaba el agua. Eran muy felices, conviviendo con los más pobres.


Llegaron con el antiguo hábito, el que vistió María Eugenia de Jesús. La gente al verlas pensaron que eran extraterrestres y en la iglesia, les hacían reverencia.


Desde el principio, llegaron AMAs, (Auxiliares Misioneras Asuncionistas), Pilar Basagoitti y Ignacia Melgar ; españolas, guatemaltecas, salvadoreñas, nicaragüenses, que colaboraban en la escuela y en la alfabetización de adultos, a través de la radio.


Las hermanas, iniciaron su trabajo apostólico con una escuela primaria que construyó el párroco, Tomás Melville, para los Mayas Mam, quienes estaban muy marginados, aún de las escuelas locales, Los alumnos llegaban de aldeas muy lejanas de los Municipios de Cabricán y Huitán. Estaban mal nutridos, muchos llegaban descalzos sobre el suelo frio de la escarcha o rocío, la pobreza era grande. La mayoría de sus papás, iban a las fincas de la costa a cortar algodón o caña con sus hijos, donde eran mal pagados y cogían enfermedades. Se abrió un comedor escolar, pues los alumnos se dormían en clase por el hambre que tenían.


Un día ensayando la marcha para el día de la independencia, una maestra de la escuela oficial, que nos observaba, dijo : “Ustedes están perdiendo el tiempo, esos indios no son capaces”. Sí, son capaces. Al año marchaban perfectamente con uniforme, después tocaban instrumentos, como trompetas y tambores y al final, marcharon con caballos, al asombro de los maestros de la escuela oficial ; ellos, indígenas Mayas Mam, le superaban. Esa maestra que los criticó, nos pidió, que aceptáramos a sus hijos ladinos, en nuestra escuela, con los Maya Mam. En la escuela y en todo, se trataba con los límites de la época de respetar la cultura, de levantar la autoestima, se enseñaba gramática Mam y lectura. Una vez que terminaban la primaria, se hacía lo posible de conseguir becas, para que fueran a estudiar en el Instituto Indígena Santiago, en ciudad de Guatemala, dirigido por los Hermanos de la Salle.


El párroco construyó un dispensario, donde se prestaban auxilios médicos, extracción de dientes y muelas. Se confeccionaba zapatos, traje de hombre, shorts, para jugar football.


Continuó, Madre Fermina, provincial apoyándonos.


Después de varios años, se fundó allí la Radio Mam, a través de ella se alfabetizaba y se ofrecían programas culturales. Duró dos años para obtener el permiso del gobierno y tener la señal. Los equipos se gestionaron con ayuda de Oxfam y de la Asunción. Para el auto sostenimiento se abrió una pequeña ferretería. Actualmente ellos han seguido consiguiendo ayudas a través de proyectos que elaboran y el apoyo de FGER, Federación Guatemalteca de Escuelas Radiofónicas.


Alrededor del año 1975 se inicia un proceso de formación por etapas. Llevó 5 años, para que los mismos exalumnos, hombres y mujeres que colaboraban con nosotras, se fueran empoderando de toda la obra. Se formó una asociación, donde campesinos/as y hermanas, formábamos parte. Asociación Cultural Mam – Siglas : ACUMAM.


Alrededor de ese mismo año se hizo una primera reunión-reflexión con los mayores de las aldeas y todos los que éramos parte de la escuela, dispensario, aldeas, radio. Se hizo una especie de "relectura" de la "historia sagrada", del camino recorrido ; con lágrimas, se dio gracias a Dios por todo lo vivido. Se vió que era el momento de partir, para dejar "crecer" y poder ir a acompañar a otra región más abandonada como Petén.


Recuerdo que Pedro Lucas expresó que tenía una hija pequeña y que veía que la tenía que llevar a una escuela de la aldea, donde todavía había maestras que les rechazaban, que sabía que iba a sufrir (como él sufrió), pero que era otro momento, que ahora era distinto, que los padres podían exigirles a los maestros para que todos los niños tuvieran el trato digno que merecían, y no sólo ellos por estar en la Asunción.


En el inicio, una hermana era la presidenta de Acumam y directora de la radio, vice presidente Pedro Lucas. Después, Pedro Lucas, queda presidente de la Asociación. La asociación queda, como máxima autoridad de decisiones a tomar ; asociada a la Federación Guatemalteca de Escuelas Radiofónicas, FEGER. Salimos del todo en 1980 y se continuó yendo periódicamente, una o dos hermanas, durante un tiempo a las asambleas.


Así después de 19 años, las hermanas religiosas, vieron que era el momento de partir. Todo el proceso fue en diálogo con Madre Sonia, superiora provincial en aquel tiempo. Se dialogó con el obispo, Mons. Manresa, pero influenciado por el párroco de entonces, Peter Mattenleiter (alemán, que conseguía dinero para la diócesis), nos dijo que dejar la radio en manos de ellos, “era como dejar una pistola en manos de un niño”. Tuvimos el apoyo y confianza de Madre Sonia (provincial), que nos acompañó en todo el proceso. Vimos que pasar la radio a la iglesia local, era retroceder y tratarlos como niños y no como adultos responsables. Seguíamos las orientaciones de Medellín de formar personas, autores de su propio desarrollo y protagonistas de su historia.


Las hermanas que cerraron la casa fueron María Teresa Téllez, Estela García e Inés Argueta. La radio quedó en mano de la asociación, ACUMAM. La escuela y dispensario con la parroquia pues eran de la iglesia, desde un principio. El objetivo de salir de Cabricán fue el ir a otro lugar más abandonado, responder al llamado de la Iglesia y CONFREGUA, para ir al Petén.


Una vez que se dejó de ir a las asambleas, para acompañarlos, el párroco, los sacó del terreno y del edificio construido anteriormente, por un sacerdote Maryknoll, el P. Alberto Reyman PD, pero ellos lograron conseguir otro terreno y ahí construyeron su propio edificio de la radio al servicio del pueblo.


Llegó el tiempo de la guerra civil, sufrieron como mucha gente de estas zonas, fueron cateados, tuvieron que esconder materiales y fotos, compañeros fueron puestos presos y desaparecidos ; logramos sacar a uno para Nicaragua, ya está de regreso con su familia en el país. A pesar de la persecución y el miedo, siguieron ahí.


La Congregación, les ha seguido apoyando en diferentes proyectos, apoyando la educación transformadora, a través de la radio. Han recuperado y fortalecido sus raíces maya mam.


En el presente continúan con mucha creatividad, tienen una radio estéreo, llamada Balam Estéreo y tienen como proyecto tener una línea para poderse comunicar con los hermanos emigrantes en USA, que les piden esta comunicación “on line”.


Gladys, Inés y Sandra en el encabezadoAlgunos ex alumnos son, actualmente, directores de escuelas del gobierno, otros participan en ellas y existe una escuela fundada por ellos, donde han logrado una extensión de la Universidad. La Asunción les apoyó en la construcción a través de una ONG. Varios ex alumnos/as son profesionales actuando en el área civil y política. Formando a otros ; el carisma sigue vivo. La semilla sembrada en 1962 sigue dando fruto y hoy es un árbol que da sombra a muchos, dentro y fuera de Cabricán-Huitán.


Nos han invitado para celebrar los 50 años de la llegada de la Asunción allá. La asamblea de Guatemala de este mes de abril, tiene organizado ir a participar un día en la celebración del jubileo.


¡Damos gracias al Creador, padre y madre, por lo que ha hecho y sigue haciendo en este pueblo !


Gladys María Landa r.a
Comunidad Nacional de Guatemala


 


Gladys, Inés y Sandra en el encabezado



À voir sur le web

Dans la même rubrique

Commentaires

María Mercedes Salgado - 25 juillet 2016, 01:28

ESoy nicaragüense y estuve en Cabricán como AMA en 1970, con Felicia Medina, Violeta Granera, Ana María Castillo, Marisa D’Abuisson. Me da mucho gusto ver los logros sociales y culturales de la comunidad de Cabricán. Un saludo especial a Madre Gladys.


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre