Gracias...

El huracán Ida

GRACIAS POR SU INTERES, ORACIONES, SOLIDARIDAD Y ATENCION ante el huracán IDA

El Salvador, San Salvador, noviembre 20 del 2009.

Uno de los lugares afectados por la depresión tropical y el huracán Ida es en el departamento de San Vicente, municipio de Guadalupe, parroquia de Guadalupe que dentro de su jurisdicción cuenta con 6 cantones ubicados prácticamente en las faldas del volcán Chinchontepec, lugar que se encuentra a unos 60 kilómetros al oriente de la capital San Salvador, lugares que por los terremotos del 2001 quedaron arrasados y por esa razón La Asunción se acercó a ellos en ese momento y mantenemos algunas misiones durante la semana santa, navidad y algunos contactos eventuales de celebraciones religiosas y apoyo pastoral. En este municipio han nacido 3 hermanas de nuestra Asunción, cuyas familias han sido afectadas una más que otras, pero el impacto lo han sufrido igual.

Con gran dolor sentimos una vez más el sufrimiento que nuevamente le ha tocado vivir a estos hermanos nuestros que viven en los cantones, ha sido un golpe muy fuerte al pueblo salvadoreño afectado, los que viven consideran que es la mano providente de Dios quien les cuida, defiende y protege al ver los desvíos que hizo el deslave librándolos de ser arrollados por el mismo, y esto a pesar de que casi lo han perdido todo, pero no la esperanza.

La geografia de estos lugares ha quedado totalmente modificada, por las toneladas de toneladas de rocas, árboles y lodo que irrumpieron con fuerza en los caminos, cantones, viviendas, escuelas, institutos, unidades de salud, habrán visto en las fotos cómo quedaron las calles anegadas de piedras y lodo que poco lo van limpiando con maquinaria pesada que trabaja en los municipios afectados, no así en los cantones. Por ahora aun existen albergues para quienes les fueron arrasadas sus casas, para los niños que quedaron huérfanos, para familiares de los aun se encuentran desaparecidos y no se resignan a no darles ellos cristiana sepultura. Hay recomendaciones de las autoridades de evitar pasar por las innumerables grietas de tiene el volcán, ya se habla de que serán lugares donde no se puede vivir por el grave riesgo a que quedan expuestos, éste arrancón del lugar donde han nacido, crecido durante toda su vida les duele profundamente.

Esta vez con el huracán Ida, deja unas huellas y cicatrices de sufrimiento muy hondas, nuevamente estos pueblos y cantones vuelven a ser el blanco de los desastres naturales, han sufrido grandes daños en sus viviendas, en su pequeña fuente de trabajo, en sus caminos, y el gran deterioro de los caminos que conduce hacia ellos. Son personas pobres, con familia numerosa y campesinas, de poca importancia para ser objeto de preocupación de las autoridades, pues como es normal, dan prioridad a los lugares municipios ciudades que son rentables para el comercio, la industria y el agro.

Es hacia ellos donde hemos focalizado la pequeña ayuda, lograda gracias a la solidaridad de gente buena como ustedes, de nuestras comunidades educativas, laicos Asunción, jóvenes, JPICs, grupos organizados que desde nuestras pobrezas hemos podido sensibilizar a otros para llevar ; una bolsita de pan, unos víveres, ropa usada a 3 de los 6 cantones, estos 3 cantones son ; Agua Agria, La Laguneta, El Chile que en total son cerca de unas 600 familias, las cuales agradecieron efusivamente nuestra presencia y el compartir con ellos esta poca ayuda, y asi “...LAS PERSONAS QUE SUFREN AL RECIBIR LA AYUDA DE SUS HERMANOS EXPERIMENTAN LA MANO DE DIOS, QUE VIENE A SU ENCUENTRO Y SE LES MANIFIESTA BONDADOSA ...”(del comunicado de la conferencia episcopal de El Salvador, nov 10 del 2009).

La solidaridad del pobre con el pobre ha sido visible como el óvolo de la viuda, que da de lo único que tiene para vivir, es muy halagador ver que grupitos de personas de otros municipio se acercan a estos cantones con un plato de frijoles cocidos y tortillas, un tamalito etc, para llevarles un bocado de comida.

El gran reto es ante la crisis económica que vivimos en el país ; cómo continuar apoyando a las familias que perdieron sus viviendas, con sus cosas dentro de las mismas. Cuando las fuentes del poco trabajo que realizaban en sus cantones se ha visto cortado por los dueños de las haciendas debido a los desastres naturales, el deterioro de la plantaciones de café, se avecina o ya casi está a la puerta una gran hambre para estas familias campesinas y pobres. Necesitamos mantener la esperanza. Gracias.

Maura Tinoco
Por las religiosas de La Asunción de El Salvador

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre