Festividad da la Santa Trinidad

Ordinaire

 

« ¿Quién es Dios ? »
 
Cada año al celebrar la Fiesta de la Trinidad se despierta en nosotros esa pregunta cargada de incógnitas : « ¿Quién es Dios ? » Y la respuesta a veces se hace más difícil, quizá porque queremos encontrarla a partir de nosotros mismos y de nuestra propia capacidad, en vez de escuchar a Dios. Dios se nos ha hecho cercano, accesible, no en razonamientos filosóficos sino en lo que ha hecho y no deja de hacer por los hombres, por todos y cada uno de nosotros. Lo conocemos más por su actuar que por lo que es en sí. Dios se ha hecho lo suficientemente cercano como para que creamos en El, y es lo suficientemente misterioso para que le busquemos siempre. La fe se hace amor, porque el amor es la respuesta más auténtica a quien sabemos que nos ha amado. Y el amor es el que nos lleva siempre al conocimiento de la persona a la que se ama.
La liturgia de esta Fiesta en este año litúrgico, es la misma que celebrábamos, hace tres año, el 3 de junio del 2007, en la Plaza de San Pedro de Roma al celebrar la Canonización de Santa María Eugenia de Jesús . Recordemos las palabras del Papa Benedicto XVI al iniciar su homilía comentando la primera lectura : En la primera lectura, entra en escena la Sabiduría, que está junto a Dios como asistente, como "arquitecto" (Pr 8, 30). La "panorámica" sobre el cosmos, observado con sus ojos, es estupenda. La Sabiduría misma confiesa : "Jugaba con la bola de la tierra, gozaba con los hijos de los hombres" (Pr 8, 31). Le complace habitar en medio de los seres humanos, porque en ellos reconoce la imagen y la semejanza del Creador. Esta relación preferencial de la Sabiduría con los hombres lleva a pensar en un célebre pasaje de otro libro sapiencial, el libro de la Sabiduría : "La Sabiduría es una emanación pura de la gloria del Omnipotente (...) ; sin salir de sí misma, renueva el universo ; en todas las edades, entrando en las almas santas, forma en ellas amigos de Dios y profetas" (Sb 7, 25-27). Esta última expresión, sugestiva, invita a considerar la multiforme e inagotable manifestación de la santidad en el pueblo de Dios a lo largo de los siglos. La Sabiduría de Dios se manifiesta en el cosmos, en la variedad y belleza de sus elementos, pero sus obras maestras, en las que realmente se muestra mucho más su belleza y su grandeza, son los santos.
Y comentando la segunda lectura nos decía : En el pasaje de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos encontramos una imagen semejante : la del amor de Dios "derramado en los corazones" de los santos, es decir, de los bautizados, "por medio del Espíritu Santo", que les ha sido dado (cf. Rm 5, 5). Por Cristo, el Espíritu de Dios llega a nosotros como principio de vida nueva, "santa". El Espíritu pone el amor de Dios en el corazón de los creyentes, en la forma concreta que tenía en el hombre Jesús de Nazaret. Y es que Dios se ha hecho cercanía para que nosotros podamos comprender algo de El.
El Misterio de la Trinidad no es un concepto abstracto y lejano de Dios. Es precisamente lo contrario : Dios se manifiesta actuando en medio de los hombres, por medio de Cristo y en el Espíritu, para hacernos participar de su vida comunitaria y manifestarnos su cercanía en medio del mundo, en sus acontecimientos y en su vida. A este Dios es al que tenemos que buscar siempre porque, creámoslo de verdad, El es el ha salido en nuestra búsqueda y el que no cesa de buscarnos.
 
Dios misterio y Dios cercanía. Y cuanto más vamos entrando en esta realidad, más nos vamos acercando a la verdad plena. Muchas cosas me quedan por deciros pero no podéis con todo… El Espíritu os las irá enseñando. Jesús no quiso dejar completada su obra de transformación de los creyentes por medio de la fe en y del conocimiento que tenemos de El. Esa es nuestra tarea de creyentes : acercarnos sin cesar al misterio de Dios a través de su actuar en nuestras vidas y en nuestro mundo.
 
Al celebrar este gran misterio reconocemos humildemente que es en lo cotidiano donde vamos a ir teniendo noticia de él, de Dios. La mirada creyente sobre la realidad nos des-vela al Dios amor, al Dios que gozando con los hombres, va realizando en ellos su proyecto primigenio : que seamos realmente lo más parecidos a EL, que seamos como el Padre, como el Hijo por la fuerza del Espíritu. Que seamos santos, amigos de Dios.
 
Cristina María, r.a.
Malaga

 
 

 
 

 

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre