Vous êtes ici:

España - Puente de esperanza

Espagne


La invitación de María Eugenia a “amar nuestro tiempo” nos empuja a escuchar uno de los fenómenos que impactan cada parcela de nuestro planeta hoy, el fenómeno de la migración : estudiar sus causas y comprender sus implicaciones para nuestro estilo de vida, nuestras prioridades apostólicas y nuestros métodos pedagógicos. (Capítulo General. Informe)
“Puente de Esperanza”, en Madrid, España, es un proyecto inter-congregacional en el que participan las Religiosas de la Asunción de España. 
Es una respuesta local a esta problemática global, que realizamos trabajando en red, en comunión ; aportando la originalidad de nuestro carisma educativo, siendo así, junto con otros, signos de esperanza.

Educación transformadora, desde “Puente de esperanza”


La tarea de la educación, es maravillosa, ya lo fue para Mª Eugenia y continua siéndolo para mi, ahora que estoy fuera del marco educativo institucional.
La jubilación me ha dado la oportunidad de trabajar en un Centro para inmigrantes, en el que participa la Asunción, junto a otras doce Congregaciones religiosas.
Es un trabajo duro pero apasionante. Exige hacer un camino juntos : inmigrantes y autóctonos, para llegar a construir esa sociedad transformada, que era el sueño de Mª Eugenia.
“Puente de Esperanza” lleva funcionando siete años. El número de personas que se acogen a nuestros servicios, crece cada vez más.
Estamos organizadas en comisiones ; Acogida, Búsqueda de empleo, Informática, Geriatría, Costura, Voluntariado.
Todas estas comisiones están llevadas por voluntarios : religiosas y seglares, que compartimos a diario esta misión.

PNG - 61.4 ko

La acogida es el factor principal de nuestro funcionamiento. Acogemos en todos nuestros talleres y comisiones, pero hay un grupo que se encarga especialmente de esta tarea, cuando una persona en necesidad, llega al Centro.
La acogida implica ofrecer una información de calidad, sea para disfrutar de los servicios del Centro, o para orientar a las personas hacia otros servicios, tan sencillos como importantes. Por ejemplo, saber dónde pueden lavarse, comer ; donde pueden presentar sus papeles, qué cursos pueden hacer…
Acogemos a los que vienen a buscar trabajo. En esta crisis en la que estamos, es más una orientación e información hacia cómo hacerlo por Internet o qué lugares y centros frecuentar, para obtener algún resultado positivo.
Otras veces, hemos de ser mediadoras con el que ofrece el trabajo, intentando que el trato se haga con justicia y que se establezca la comprensión entre las dos partes desde el principio. Esto nos exige estar al día en las leyes que rigen este tema, así como en los decretos y disposiciones de inmigración.


El Centro ofrece un taller de español, pues creemos que facilitar el conocimiento de nuestra lengua es una manera de ayudar a la persona a su integración, además de ser una vía de acceso al mundo laboral.


A raíz de la crisis, son muchos los desafíos que se nos presentan. Entre todos ellos, está el ofrecer una atención prioritaria a los que lo están pasando peor. Esto es una convicción clara para todos, pues hay quienes además de la carencia económica, carecen de familia y de seguridad, de “papeles”, de legalidad ; y además viven la soledad y la desorientación.


En el ir y venir cotidiano de muchas personas de todos los países a nuestro Centro, la convicción que nos habita es el poder contribuir a “otro mundo posible”, transformado. Sentimos que esto ocurre cuando compartimos y recogemos lo mejor de los demás, lo que nos hace personas y nos ayuda a ofrecerle algo al otro. Caminamos así hacia una sociedad más justa y humana, una sociedad transformada : esa tierra que deseamos y que a pesar de lo recio de nuestro tiempo, intentamos hacer realidad.


Los pobres nos enseñan a mirar la realidad. Su sufrimiento nos conmueve desde la compasión. Esta com-pasión, donde compadecido y compadecedor, se saben igualmente vulnerables. Es solo entonces cuando podemos avanzar juntos. Es precisamente juntos que vamos transformando y transformándonos.


Es apasionante esta tarea a la que nos llama la Asunción. El solo hecho creer que “otro mundo es posible”, y que con nuestra pequeña acción lo podemos forjar, nos da la fuerza para intentarlo cada día. 


Hna Belén Frías r.a


*El 18 de Diciembre es el día dedicado al “Migrante” por la Organización de las Naciones Unidas


Documents


À voir sur le web

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre