Vous êtes ici:

España - Experiencia de trabajo pastoral con no creyentes

Espagne

“En el surco del ayer, la semilla del mañana”


Tengo la suerte, junto con el resto del equipo docente de nuestro colegio de Málaga, de colaborar en la misión que Sta. Mª Eugenia decidió que se iniciase, como primera fundación en España de las religiosas de La Asunción, en el año 1865.
Son 150 años dedicados a la apasionante labor que nos encomendó de : “cristianizar las inteligencias” (Sta. Mª Eugenia). Este trabajo Pastoral se puede abordar con distintos enfoques y estrategias, que en el caso de nuestro colegio son convergentes y complementarias, dependiendo del tipo de alumnado al que va dirigido.

Clases de Ciclos Formativos

JPEG - 52.3 ko
Cabalgata de Reyes Magos.jpg

Dentro de nuestro colegio, hay una parte que es muy especial, muy particular. Además de educación Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato, también se imparten clases de Ciclos Formativos. Digo que es una parte del colegio muy particular, porque tiene unas características que la hacen diferente, de lo que se entiende por habitual en el resto del colegio :

1.- El trabajo tanto académico como de Pastoral que se realiza con los alumnos que comienzan en Infantil y terminan normalmente en Bachillerato, es como un buen guiso elaborado a fuego lento. Mis compañeros tienen la suerte de disponer de 15 años para ir trabajando con ellos, y poco a poco sembrar las semillas, abonar y ver crecer los valores que La Asunción intenta inculcar en cada uno de sus alumnos.

2.- La elección del centro la suelen realizar las familias y no los alumnos, y lo eligen, no sólo por su buen nivel académico, sino también porque es un centro católico. También es cierto que hay algunas familias que no son creyentes, pero que al menos no son contrarias a la educación religiosa.

Pues bien, en ciclos formativos la realidad es bien distinta. La mayoría de nuestros alumnos provienen de institutos públicos en los que lo religioso, si existe, tiene un papel muy secundario o casi residual, por lo que carecen de una base religiosa consistente. La elección del centro, la suelen hacer los alumnos (no las familias) y la mayor parte de ellos no escogen el colegio como primera opción, e incluso ven como algo negativo el hecho de que sea un centro católico, presentando en algunos casos un fuerte rechazo a todo lo que suene a Iglesia.

Son, fundamentalmente, alumnos que tienen o han tenido en el pasado dificultades académicas y traen un buen historial de fracasos, y para muchos de ellos, el ciclo formativo es una de las últimas oportunidades que tienen de reengancharse al tren de la formación. Nuestra obligación, como docentes, es apostar incondicionalmente por este tipo de alumnos, que en muchos casos se encuentran en los “márgenes del camino”, pero… ¿qué podemos hacer en esta situación, en la que nos encontramos con un viento tan en contra ?, ¿cómo podemos hacer realidad la educación transformadora según los valores de Sta. Mª Eugenia ?. El reto es grande ya que en el mejor de los casos contamos con un año, o año y medio para conseguir nuestros objetivos.

La forma de educar en La Asunción

JPEG - 60.4 ko
Convivencia de principio de curso

En la base de todo, está la forma de educar en La Asunción, en la que hay que mezclar a partes iguales amor, escucha, comprensión, exigencia y en el caso particular de este tipo de alumnos, además una dosis extra de motivación, ya que no suelen tener demasiada autoestima. Por nuestra parte es fundamental la labor de acompañamiento, implicándonos si es necesario en su historia personal. Tenemos que ser, como Simón de Cirene, esa persona que sale a su encuentro en el camino y les ayuda a llevar el peso de su cruz.

En principio nos enfrentamos a un primer reto bastante complicado, ya que tenemos que desmontarles en muchos casos, esas ideas preconcebidas negativas (tan habituales en nuestra sociedad) que tienen respecto al catolicismo, la Iglesia y sus valores, y que repiten sin haberse planteado nunca si esos argumentos tienen mucha o poca consistencia.

Cuando hemos conseguido al menos que lo religioso no les provoque rechazo, creo que comienza la parte más complicada para el equipo de profesores/religiosas que trabajamos con ellos, que es que vean que predicamos con el ejemplo y que intentamos vivir, cada uno en la medida de lo posible, los valores cristianos que pretendemos inculcarles. En la sociedad actual es muy común escuchar discursos llenos de ideas vacías, de personas que actúan de forma contraria a lo que proponen, y obviamente eso les llega. Por eso les suele chocar mucho, en sentido positivo, ese intento de coherencia entre mensaje y forma de vida. A partir de entonces puedes conectar con ellos y ves como son más receptivos a cualquier cosa que les plantees.

Llega entonces el momento de invitarles a participar en las dinámicas de Pastoral junto al resto de alumnos del colegio. Muchas veces, los que se apuntan, lo hacen sin estar muy convencidos, pero en muchos casos vienen movidos por inquietudes que tenían en estado latente y a las que nosotros podemos dar cauce con las actividades que ofrecemos. Es cierto que en principio se mueven más por una motivación solidaria, que por la espiritual, pero luego descubren que todas nuestras actividades están fundamentadas en el mensaje de Jesucristo, que es el motor de nuestra acción, y es entonces cuando comienzan a plantearse interrogantes.

El resto de alumnos del colegio que participan en esas actividades, juega un papel fundamental. Si algo valoro en especial de los alumnos de nuestro colegio, es su gran capacidad de integrar a otros, por diferentes que sean. Ellos hacen una parte muy importante del trabajo de Pastoral, ya que consiguen que nuestros alumnos de ciclos se sientan plenamente integrados y partícipes del gran proyecto común del movimiento Asunción.

Mucho trabajo y de la motivación

JPEG - 44.7 ko
Visita a un asilo de ancianos de Caritas

En educación es complicado ver los resultados de tu trabajo, ya que muchas veces son procesos que requieren de mucho tiempo. Pero cuando tenemos la suerte de verlos, es algo que da sentido pleno a todo el sacrificio y tiempo empleado. En nuestro caso nos sentimos muy orgullosos de haber conseguido integrar a muchos alumnos (que objetivamente se daban todas las condiciones para no hacerlo) en la Pastoral del colegio y ver que continúan participando, incluso cuando ya han finalizado sus estudios en el centro.

No solamente ganan en autoestima, objetivo que en sí mismo y por si solo, ya merecería la pena, sino que suelen comenzar a encontrar respuestas y sentido a una vida que, antes de llegar al colegio, les había ido llevando de un sitio a otro sin ser ellos demasiado conscientes. Empiezan a tener una base sólida sobre la que construir su futuro y saben que cuentan con nosotros, en esa labor de acompañamiento tan importante en el trabajo Pastoral.
 
Es cierto que, como dije al principio, no es una tarea fácil, que requiere de mucho trabajo y de la motivación de un gran equipo de personas, y por supuesto de la ayuda de Dios, pero si realmente queremos transformar la realidad, debemos apostar por las personas y sus potencialidades, independientemente de si se dan o no las condiciones objetivas para conseguirlo. “La utopía es el principio de todo progreso y el diseño de un futuro mejor” (Anatole France).

Pablo Bravo
Profesor y miembro del equipo Pastoral
Málaga, España


Documents

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre