Vous êtes ici:

América Central – Cuba : experiencia espiritual y misión educativa

Amérique


En la Asunción, nuestra propia experiencia espiritual dinamiza nuestro compromiso en el proyecto educativo, cuyo objetivo es la transformación, en vistas a que este mundo sea más conforme al proyecto de Dios sobre la humanidad[cfr. Texto de Referencia, Introducción].


“Cuanto mayor sea su experiencia de Dios,
mayor será su deseo de trabajar en la extensión de su Reino”
(Regla de Vida 63)


Diana y Sadia Mercedes[Diana Chavarría (religiosa de la Asunción) y Sadia Mercedes Trujillo León (profesora) trabajan en el Colegio “Madre María Eugenia” en León de Nicaragua] ; Ricardo[Ricardo Cuéllar Portillo trabaja en el Colegio Asunción, San Salvador, El Salvador] y Alicia[Alicia Privado (religiosa de la Asunción) trabaja en el “Centro Maya Asunción” en Petén, Guatemala] de la Provincia de América Central–Cuba, nos comparten esta experiencia....

1. ¿Cómo describes tu experiencia espiritual ?


Diana  : La oración es para mí, -por excelencia- donde radica la fuerza, la fe y la esperanza para “ir hacia”, es decir, es allí donde está el alimento del ser para poder hacer. Sin la oración me siento vacía, sin ella algo hace falta dentro de mí.
En el Colegio, donde he sido enviada, mi experiencia de Dios se enriquece a través la oración de la mañana y la Eucaristías con los niños ; a través de los diversos espacios de formación, los retiros y los temas de profundización. Otra experiencia importante es la misión en Semana Santa : vamos en pequeños grupos con jóvenes y docentes. Esto nos llena de vida.


Sadia Mercedes : mi experiencia espiritual parte de mi madre, una educadora Asuncionista, y el legado que ella ha dejado en nosotros sus hijos, ya que fuimos educados con principios Asuncionistas. Cuando iba a nacer mi hija, mi madre –que estaba a mi lado- me invitó a que confiara en Dios, “el mejor médico” -me dijo-. Yo desconocía que la niña y yo misma estábamos en riesgo, según le habían comunicado los doctores. Pensando en Madre María Eugenia mi madre no se cansaba de pedir al Señor por la salud de ambas, lo hacía con palabras muy sencillas : “Madre María Eugenia, mi hija es Educadora en tu obra, si le concedes la vida, concédele también la vida a su hija, para que sea un consuelo para ella, y pueda cumplir la misión que Dios le encomienda en esta vida”. Estoy segura que Dios escuchó las suplicas a Madre María Eugenia.


Ricardo  : A través de la gestión de la página Facebook del colegio, se me ha dado la oportunidad de dar a conocer más a Dios a partir de su hijo Jesús ofreciendo un mensaje sobre el evangelio de cada día. Se trata de resumir en pocas palabras lo que nos dice la palabra de Dios para el momento que estamos viviendo ; de ayudar a entender los signos de los tiempos y traducirlos a la vida cotidiana para saber encontrar a Jesús en el pobre, en el migrante, en el perseguido, en el amenazado que permanece imbatible, confiado en la protección de Dios. Esto me ha llevado a leer, consultar e investigar lo que personas conocedoras de la Palabra, en su dimensión teológica y humanista, aportan a los que estamos de este lado y queremos cruzar hacia el otro[VISION ASUNCION : “Vemos una Asunción que sale y va al encuentro, que se arriesga y se compromete a explorar nuevas formas de presencia, liderazgo y organización al servicio de la Vida ; una Asunción que, en Iglesia y en el mundo, vive y ofrece el don de su carisma con alegría misionera.
Una Asunción que manifiesta el amor de Dios por la humanidad y toda la creación. Una Asunción que da testimonio de la fraternidad universal a través de una vida contemplativa y comunitaria en la que « lo inter » abre caminos de solidaridad, de intercambio y de dones compartidos” (Vamos a la otra orilla.” Mc 4,35b)], asidos fuertemente al timón de la barca en la que Jesús conduce a la humanidad.


Alicia  : En medio de esta realidad a la que he sido enviada[Experiencia de Moisés (Exodo 3)], Dios me llama a quitarme las sandalias y reconocer que estoy pisando tierra sagrada : la tierra sagrada que es herencia del trabajo realizado por las hermanas durante 30 años en esta misión ; la tierra sagrada de la cultura q’eqchi’, que es fuente de gran sabiduría por su relación armoniosa con el cosmos ; la tierra sagrada de la lucha cotidiana de estos jóvenes, mujeres, campesinos, maestros y maestras, agentes de pastoral, por vivir su fe en profundidad y cumplir sus sueños de realización personal y de transformación de la realidad a través del Evangelio. 
Una y otra vez, resuena la Palabra que Dios me ha regalado y me invita a vivir : YO SOY EL QUE ESTARÉ. La escucho como la promesa que Él sigue haciendo a este pueblo, Él es quien sigue estando y dando sentido a cada experiencia, por más dura que sea, Él sigue actuando para LIBERAR y DAR VIDA EN PLENITUD. La escucho también como invitación a ser reflejo de su PRESENCIA amorosa, comprometida, misericordiosa, consoladora. 

2. ¿Cómo se enraíza esta experiencia en tu historia y en el contexto concreto en el que vives ?


Diana  : Mi experiencia de Dios, ciertamente nace desde mi familia. En mi misión actual se revitaliza cuando ayudo a los alumnos y al personal a tomar conciencia de la realidad que viven nuestros pueblos a todos los niveles : sus luchas, dolores y alegrías. Esto me hace ver y sentir a Jesús en su Pascua. Todo esto me ha permitido fortalecerme en la fe y compartir con los otros (mis próximos) este camino Pascual que todos vamos recorriendo día a día. Cada encuentro me habla y me lleva hacia Dios


Sadia Mercedes : El Señor nos concedió el sacramento del matrimonio a mi esposo y a mí, y nos dio el regalo tan precioso de esta hija de la que hablé, a la que llamamos Avril Eugenia, (mi esposo escogió el primer nombre y el segundo lo escogí yo a causa del milagro.
Después de esto mi esposo se enfermó de esclerosis amiotrofia cervical, lo que duró 3 años. El Señor me permitió atenderlo y verlo con ojos de Misericordia, entendiendo esto era también un regalo a nuestro matrimonio, recordando las promesas que nos habíamos hecho. En su etapa final recibió ayuda espiritual y el sacramento de la comunión. Sentí la cercanía de Cristo para con él. En todo este proceso estuvieron presente las Religiosas, el Consejo de dirección y la Comunidad Educativa dándome palabras de apoyo. Gracias a ellos y a mi familia nunca me sentí sola. Sentí todo esto como la manifestación de la Misericordia de Dios.


Ricardo  : He descubierto que cada uno de los evangelistas escribe su evangelio a partir de una realidad concreta que dejan iluminar por Dios, por su hijo Jesús. ¡Fue así en sus tiempos ! ¡Es así actualmente ! Experimento que leer y explicar los evangelios es muy educativo y formador para la vida. Es ayudar a comprender que Dios ha estado siempre y estará siempre con nosotros, porque somos sus hijos.


Alicia  : Este año he sido enviada a la comunidad de San Luis, Petén. Al norte del país, lugar históricamente marginado. La mayoría de su población es migrante, han llegado buscando un pedazo de tierra o huyendo de la guerra interna que azotó el país, durante 36 años. Actualmente, está siendo afectada por la pobreza, las empresas que quieren explotar los recursos naturales del departamento, el narcotráfico y la falta de oportunidades de educación, salud, empleo digno. 
Doy gracias a Dios porque me sale al encuentro hoy y me toca profundamente a través de la vida de este pueblo y la experiencia de sentirme parte de esta comunidad, de esta familia Asunción que va hacia la otra orilla[VISION ASUNCION citada antes] confiando en la fidelidad de Cristo. 

3. ¿Cómo es que tu experiencia espiritual se alimenta en el hoy de tu vida ?


Diana  : Hoy en día, puedo decir que se ha seguido solidificando en y desde la Comunidad, que es donde se nos ofrece el espacio de encuentro personal con Dios : la oración, tanto personal como comunitaria, la Eucaristía y la Adoración. Me ayuda también prepararnos como comunidad a experiencias como la Semana Santa. También cuando comparto con los alumnos temas de Formación Cristiana, en las reuniones de pastoral y de “la Infancia misionera Asunción”. La profundización de nuestro Carisma y de nuestra espiritualidad también es de mucha riqueza, donde Dios se sigue revelando a mi vida. 


Sadia Mercedes : En el campo de la educación, mi experiencia de Dios se fortalece cada día, en el encuentro con la Palabra de Dios al hacer la oración con mis alumnos, en la Eucaristía y en los retiros del personal del Colegio cada inicio de año y antes de Semana Santa. También en la profundización del Carisma Asunción.
Siento que he podido experimentar con mis compañeros la solidaridad y las obras de misericordia al visitar a algunos compañeros de trabajo que han estado enfermos. Todo esto me ha permitido alimentarme espiritualmente.


Ricardo  : gracias a Facebook puedo aportar un poco de esperanza y de orientación ofreciendo un mensaje y colaborando así con uno de los objetivos de la institución : forjar una red social al servicio de la educación y ofrecer una sólida formación religiosa.


Alicia  : a través de experiencias muy concretas, como lo que vivimos hace unos días en el Centro Maya Asunción : una oración que se llama Mayejak, inspirada en la espiritualidad maya q’eqchi’. Se hace en momentos importantes de la vida de la comunidad, es una ofrenda a Dios. 
Tres elementos me tocaron profundamente :

  • La ofrenda a Dios  : de Él hemos recibido todo. A Él, el primero, estamos llamados a darlo todo, al servicio de la comunidad. Es una petición que repito constantemente : Señor, que mi vida sea ofrenda.
  • Lo comunitario y la pureza del corazón  : La oración implica toda una preparación interior de varios días. No se toma a la ligera. Toda la persona entra en comunión con Dios y con los demás ; por eso es importante cuidar las actitudes, cuidar nuestra manera de ver y de tratar a los demás.
  • La armonía con todo lo creado, con nuestros ancestros, con el mundo : En la oración pedimos permiso a la tierra para poder utilizar sus recursos, pisar el suelo, trabajar en ese espacio. Nos pusimos en comunión con nuestros abuelos y abuelas, con la Iglesia universal, y en mi caso, con toda la Congregación, con la Asunción en el mundo. 


 
Participar en esta oración ha sido para mí una gracia profunda y un compromiso.



Documents

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre