Vous êtes ici:

Ecuador, Guayaquil : Constructores de una nueva humanidad

Amérique


Todo comenzó hace más de 60 años cuando un grupo de damas guayaquileñas conocieron uno de los colegios de la Asunción en Francia, reconocido por la forma diferente de educar a las niñas : un desarrollo armónico del conocimiento científico argumentado y profundo, sin descuidar la visión cristiana, aunados a un espíritu sensible y solidario ante la realidad que les rodea.


Fue así como en 1957, llegó la Comunidad de las Hermanas de la Asunción al Ecuador. Se ubicaron en el barrio residencial del “Centenario”, al sur de Guayaquil, pero por poco tiempo, ya que pronto se trasladaron al sector Norte de Mapasingue, que era entonces un lugar despoblado y pobre. El terreno fue donación de la familia Gómez.


Las primeras estudiantes experimentan un nuevo y profundo entusiasmo por aprender, “desaprender” y enriquecerse con la sabiduría del otro. Van adquiriendo una personalidad más plena que les permite explotar sus riquezas ocultas y descubrir más a Dios, en quien reside nuestra felicidad.


Es así que empieza la obra de la Asunción : formar caracteres firmes, voluntades rectas, profundas convicciones, ideas claras que permiten a las alumnas analizar las situaciones y asumir posturas, comprometiéndose en una acción social concreta, convencidas de que no pueden cruzarse de brazos mientras Dios y el mundo claman por apóstoles comprometidos.


Poco a poco se organizan diferentes grupos de A.M.A. [1] : algunas alumnas como “militantes” y otras como “colaboradoras”. Gracias a ello empiezan a funcionar grupos de catequesis, un dispensario, un economato. Desde el colegio, se organizan visitas a hermanos necesitados del sector de Mapasingue y a instituciones de caridad. Estas actividades fueron cambiando con el paso del tiempo y de acuerdo a las necesidades del lugar. Surgen otras como la alfabetización para personas mayores, la tienda comunitaria, la panadería, la cooperativa, un comedor infantil y una biblioteca. Otras alumnas acompañan la elaboración de tareas escolares por las tardes, así como proyectos sociales solidarios en zonas populares y fuera de la ciudad.


En la década de los 60 algunas religiosas venidas de Bélgica, España y Centroamérica refuerzan el equipo educador en vistas a la formación integral de las alumnas : Madre Pilar Eugenia, Rosa Francisca, Lourdes Mercedes y Madre Marie-Cecile, que era profesora de francés. Ella acompaña aún hoy a los niños de kínder y de prescolar, siendo en el colegio como un ícono y una referencia para muchas generaciones de jóvenes que han pasado por nuestra institución y que siguen viniendo a pedir su consejo.


Durante los años 70, grandes cambios se llevaron a cabo a nivel pedagógico en la escuela, así como a nivel social en el barrio de Mapasingue. Madre Paloma Gutiérrez acompañó por más de 30 años este proceso, dando un nuevo impulso entre profesores, estudiantes y familias.


Al cumplir nuestro 60 aniversario, recordamos a muchas otras personas que son parte de nuestra historia y de nuestra institución. Algunos en puestos de dirección, otras en puestos de apoyo que han hecho posible la marcha de una escuela de más de 1000 alumnos. Su alegría y servicio incansable han quedado grabados en niños, niñas, jóvenes y personas que recibieron, gracias a cada uno de ellos, una formación que ha hecho de ellos agentes transformadores en el lugar en que se desenvuelven hoy. 
Por ejemplo, muchas de nuestras exalumnas han participado en la transformación de la política ecuatoriana, integrando a los excluidos. Una de ellas ha conseguido que la Constitución vigente desde el 2008 tenga un capítulo dedicado a los deberes y derechos de los jóvenes. Para ello solicitó el aporte de nuestros estudiantes. Ella coordina actualmente la Secretaría de educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación, en Guayaquil.


Este año 2017 la Comunidad de La Asunción en Guayaquil estamos de fiesta, al conmemorar 60 años de formar a generaciones de jóvenes que son agentes de su propio aprendizaje, capaces de actuar en favor del Bien Común y la Defensa de la Vida, reconociendo, valorando y respetando la diversidad cultural de nuestro pueblo.


Hemos querido marcar este aniversario con una acción solidaria, apoyando a la población en la zona pobre de Manabi, devastada por un terremoto en 2016. Toda la comunidad educativa : profesores, personal de servicio, padres de familia, alumnos y hermanas nos hemos movilizado durante los fines de semana del año para construir juntos 60 viviendas. Esta acción fortalece nuestros vínculos fraternos y nuestro compromiso ciudadano. Agradecemos la solidaridad de tantas comunidades de la Congregación alrededor del mundo, que ha hecho posible este sueño.


Así, después de más de 60 años nuestra educación sigue siendo, en esta tierra del Ecuador, liberadora, humanizadora y transformadora. A través del evangelio que Dios se nos revela, nos habla y nos compromete a seguir sembrando y a hacer germinar las semillas de su Reino que ha puesto en nuestras manos. “Sube, sube Asunción con valor y alegría, sube que es tu misión, sube sin cobardía…” [2]


Reina María Valladares de Zamora
Coordinadora del área de Ciencias Sociales
UNIDAD EDUCATIVA DE LA ASUNCIÓN GUAYAQUIL-ECUADOR.


[1Asociadas a la Misión Asunción

[2Himno “Sube, sube Asunción”




Documents

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

Derniers articles

S'inscrire à l'info-lettre