Vous êtes ici:

Domingo de Ramos - Sr Ana Alonso

Année liturgique 2016-2017 [A]


Hoy empezamos con el domingo de Ramos la semana más solemne en la vida de un cristiano. La semana de la Pasión, Muerte y Resurrección del Hijo de Dios. Pidamos al Espíritu que podamos, como Iglesia, seguir actualizando el Misterio de nuestra fe y descubrir que Jesús se entregó por cada uno de nosotros y si hay un nosotros es porque hay un tú.


El evangelio de Mateo nos sirve de pórtico de entrada para toda esta solemnidad. Es la Palabra que la liturgia nos ofrece como prólogo a la Pasión.


Ojalá podamos abrir y espabilar nuestros oídos de iniciados para ver cómo empiezan a gestarse todos los preparativos de la subida a Jerusalén. Jesús, el Hijo, no deja ningún detalle al azar. En esta ocasión su entrada no pasa desapercibida. Tiene palabras para los discípulos para que vayan a buscar al pollino. Los discípulos obedecieron. Ellos mismos utilizaron sus mantos para ponerlos encima de la borrica.


Fijémonos también en la multitud que alfombra el camino. El mandato del profeta Isaías de preparad el camino al Señor (Is 40,3) se sigue cumpliendo. Los israelitas preparan su “alfombra roja” con sus mantos y las ramas de los árboles del camino. La alfombra roja de la antigüedad estaba hecha con lo que cada uno tenía para abrigarse y protegerse y con lo que proporcionaba la naturaleza. La gente lo aclamaba, le gritaba “hossana” palabra que encierra al mismo tiempo la súplica y la alabanza ; que significa “sálvanos”.


Todo esto está aconteciendo en Jerusalén, el centro político y religioso de Israel. Esos dos poderes también estarán presentes en la noche de su prendimiento. La multitud que aclamaba se preguntaba ¿quién es este ? Y ellos mismos se respondían. Es Jesús de Nazaret es el profeta. Lo identifican con su lugar de procedencia y la vocación que de él habían ido descubriendo. Los acontecimientos irán revelando que es más que un profeta. En Marcos 15,39 el centurión romano lo reconocerá como el Hijo de Dios. En Mateo 16,15 era el mismo Jesús que preguntaba a sus discípulos ¿quién decís que soy yo ? Parece que hoy la pregunta por la identidad de Jesús se sigue completando. En nuestro momento de oración al llegar a esta pregunta podemos rezar con el himno de San Pablo a los Filipenses. Cristo, el que se abajo, el esclavo, el que no retuvo su condición divina. Reconocido como hombre, el Hijo obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Fue aclamado, a su nombre toda rodilla se dobla y toda lengua lo proclama que es Señor para gloria de Dios Padre.


En este Domingo de Ramos que nuestra oración también sea de aclamación y de alabanza. Que nos sumemos a la multitud de creyentes de toda raza, lengua, pueblo y nación que al comienzo de estos días grandes contemplan al Hijo de Dios dando la vida por cada uno de nosotros. ¡Bendito el rey humilde, el servidor y siervo entrando en borrico a Jerusalén para entregarse a la voluntad del Padre !


Ana Alonso, r.a.
Asunción Cuestablanca- Casita



Lectura del santo evangelio según san Mateo 21,1-11


La imagen pertenece al paso de "La borriquilla" entrando en la Catedral. Procesión del Domingo de Ramos en Astorga. León (España)

Ajouter un commentaire



Dans la même rubrique

Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

Derniers articles

S'inscrire à l'info-lettre