Vous êtes ici:

Domingo XXIV del Tiempo ordinario - Sr. Cristina María

Année liturgique 2016-2017 [A]

El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico el perdón (Salmo 102)


El evangelio de hoy es el final del cap 18, el discurso de la comunidad que Jesús quiere. Y en el centro de la vida de la comunidad de discípulos está el perdón.


La primera lectura y el Evangelio nos llevan a penetrar en el perdón que Dios nos da : ¿cómo podríamos esperar el perdón de Dios, que tanto necesitamos, si no fuésemos capaces nosotros de perdonar al hermano ? En nuestra relación con Dios, no caben dudas sobre "de quién es la culpa" como tampoco dudamos del derroche de su perdón hacia nosotros. El texto de hoy nos recuerda que si queremos recibir y experimentar el perdón del Señor tenemos que empezar siendo misericordiosos perdonando. El que se siente amado por el Señor no puede actuar de otra manera que perdonando. El texto nos recomienda no olvidar los mandatos del Señor que sellaron su alianza con cada uno de nosotros. Por parte de Dios esta alianza nunca se rompe. Esta palabra de Dios nos invita hoy a renovar esa alianza con el Señor, una alianza que crea comunión, con Dios y con los hermanos : "Recuerda los mandamientos y no te enojes con tu prójimo, la alianza del Señor y perdona el error" (Eclesiástico 27, 8-9).


A esta primera lectura respondemos con el salmo 102, el salmo del perdón sin límite de Dios. La misericordia de nuestro Dios es de siempre y por siempre : Dios perdona, cura, rescata nuestra vida, nos colma de gracia y de ternura. Y esta misericordia llena la tierra : de norte a sur, de oriente a occidente. Dios no guarda rencor. Al contemplar quién es Dios con nosotros, ¡cómo podríamos nosotros no perdonar !


La segunda lectura nos invita a tomar conciencia de que si vivimos es gracias a Aquel que ha dado su vida por todos. Su vida está en cada uno de nosotros y nuestras vidas están llamadas a darse de la misma manera que la hemos recibido. De esta presencia de Cristo en el hermano debe brotar el auténtico amor cristiano. Todos pertenecemos al Señor. Lucas nos recuerda al terminar la parábola del hijo pródigo la maravillosa actitud que tenía el padre : hay que celebrar la vuelta del hijo. Así es Dios y así estamos llamados a ser cada uno de nosotros que vivimos gracias a la vida entregada por el Señor que nos acoge en nuestras múltiples vueltas a El.


El evangelio nos presenta una de las exigencias la vida comunitaria de los que siguen a Jesús. La autenticidad del amor al hermano se hace realidad en el perdón. Pedro pregunta cuántas veces tendrá que perdonar a "mi hermano", que así se llamaban entre los que compartían la misma fe en Jesús. Y si la comunidad tiene como objetivo ser el modelo del estilo de vida que Dios quiere para todos los hombres, el espíritu de perdón mutuo tiene que ser constante, sin condiciones, un perdón generoso. Así es Dios. La dureza de la parábola que ilustra la respuesta a la pregunta de Pedro : ¿cuántas veces tengo que perdonar… ? es hoy, para nosotros, un fuerte toque de atención a nuestro ser cristianos : ser cristianos nos exige perdonar siempre, por difícil que sea. Y perdonar de corazón. Esta actitud de perdón aparece a menudo como una de las actitudes que determinan si realmente se está en el camino del seguimiento de Jesús o aún no.
El discípulo de Jesús, cada uno de nosotros y como comunidad de seguidores de Jesús, escuchamos hoy esta invitación. Si el ser cristiano, pues, comporta, la actitud del perdón constante, resulta muy evidente que la comunidad cristiana debe ser un lugar donde el perdón se dé y se reciba.
El cristiano, discípulo de Jesús, no espera que el otro pida perdón, ni exige reparaciones : el cristiano, simplemente, "perdona de corazón", como dice la última frase del evangelio de hoy. Orar juntos el Padrenuestro y darnos la paz, puede encerrar hoy la llamada que la palabra de Jesús nos hace a ser como el Padre que nos ama sin medida y cuyo sol sale cada mañana para todos sus hijos.


Sr Cristina María, r.a.
Madrid - España

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre