Vous êtes ici:

Domingo VIº del T.O - Sr Cristina María

Année liturgique 2016-2017 [A]

La ley nueva del Espíritu


Desde que hemos comenzado el tiempo ordinario, Jesús está llamando a sus discípulos, y nos está llamando también a nosotros, a seguirle, a retomar un camino de conversión hacia Él, a reformar nuestra vida desde lo profundo para que ésta apunte a un más allá.
El 3º domingo del tiempo ordinario nos introdujo en la enseñanza de Jesús sobre la ley nueva del pueblo de Dios a través del Sermón en el Monte. La Ley fué para Israel un medio para hacer una Alianza con Dios. Una ley que era también una llamada a vivir un camino de vida. Jesús vuelve sobre este sentido de la Ley como un camino de vida en su educación de los discípulos.
Los profetas no dejaron de decir al pueblo que esta ley hay que acogerla y grabarla en el corazón. Sobre estos preceptos se sellará la Alianza del Sinaí entre Yahvé y su pueblo ; estos preceptos, recogidos más tarde por Jesús, formarán la Ley Nueva, la ley de la Nueva Alianza sellada no con los sacrificios ni las ofrendas de la Antigua Alianza, sino con la Sangre, con la vida entregada libremente y por Amor, del mismo Jesús.


Es bueno recordar la propuesta de Yahvé al pueblo con relación a ese camino de vida pues sigue siendo la misma para nosotros, discípulos de Jesús : El precepto que yo te mando hoy no es cosa que te exceda ni es inalcanzable ; no está en el cielo, ni está más allá del mar… El mandamiento está a tu alcance : en tu corazón y en tu boca. Cúmplelo. Mira : hoy te pongo delante la vida y el bien, la muerte y el mal. Elige la vida para que vivas, tú y tu descendencia…” (Cf. Cap. 30 del Libro del Deuteronomio)


La respuesta del pueblo fue : Haremos cuanto dice Yahvé. Fue un sí a ese camino de vida. Y la primera lectura de hoy es una Bienaventuranza en ese mismo sentido : Dichosos los que caminan en la ley del Señor… Abre mis ojos para que contemple las maravillas de tu ley. La ley es acogida como camino de vida, es un gozo y abre a la contemplación de la Ley del Señor.


Para comprender y contemplar las cosas de Dios necesitamos la sabiduría (2ª lectura) La verdadera sabiduría, la que la Palabra propone, estará en comprender el corazón de la ley. Jesús no se inventa normas diferentes de las que ya existían sino que como buen maestro enseña a escuchar, a sentir y a comprender la ley desde el Espíritu que la sostiene. Si con la ayuda y la fuerza del Espíritu penetramos en ella, comprenderemos la fuerza que encierra la ley para construir el proyecto, el deseo de Dios sobre el mundo y no usarla como elemento de opresión, como un camino para ejercer la violencia. “La ley da luz a los ojos…” Ilumina nuestro caminar.


Mateo, en su Evangelio, quiere ir formando a los discípulos de Jesús en las actitudes ante la ley y frente a las interpretaciones hechas por escribas y fariseos, y siguiendo costumbres romanas y paganas. Lo hace por medio de antítesis : habéis oído… pero yo os digo. En cada una de ellas irá formulando el sentido cristiano de la vida y haciendo una llamada a elegir siempre la vida verdadera, situarse a favor de la vida y el perdón, vivir el lenguaje del amor.


Pidamos al Padre en este domingo que en todo lo que hagamos le seamos gratos y que nuestras acciones sean según su corazón. Que nuestras vidas estén guiadas por su sabiduría, el arte del buen vivir, del vivir según el corazón del Padre y de sus proyectos de vida y salvación. Para ello nos has elegido.


Sr Cristina María, r.a.
Madrid, España

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre