Vous êtes ici:

Domingo 30 del tiempo ordinario - Sr. Ana Alonso

Année liturgique 2014-2015 [B]

Nos situamos ante este texto del Evangelio de Marcos y pedimos que el Espíritu Santo, con su don de entendimiento, nos ayude a interpretar la Palabra de Dios, la que se nos regala para este domingo.

Estamos ante un relato evangélico que nos presenta a un personaje que se llama Timeo y se nos dice que es hijo de Bartimeo, que era ciego y mendigo. No podía ver y para vivir pedía limosna y lo hacía al borde del camino, sentado en su orilla. Los mendigos apelaban a la piedad de los peregrinos (Mt 20,30).

Luego podemos apoyar nuestra mirada en estas paradojas. De Timeo no se nos dice que estaba acompañado, se nos da a entender que estaba solo. Pero oye a la muchedumbre que acompañaba a Jesús y a sus discípulos. Sigue escuchando con interés a esa gran cantidad de gente. Su estar atento a las voces de la gente le hace enterarse que entre ellos está Jesús de Nazaret.

Su hacer fue inmediato ; Bartimeo grita y grita mucho, era lo único que podía hacer por el momento. Llama a Jesús hijo de David. Lo entronca con la gran tradición de Israel (Mt 1,1). Además era el título más común que la gente solía utilizar para referirse al Mesías. Bartimeo atrae la atención de Jesús.

De nuevo las paradojas. Parte de esa muchedumbre le conmina a callar, a que se calle, pero él insiste con más ganas. Le pide a Jesús que tenga compasión. Jesús lo escucha, escucha el dolor de un hijo de su pueblo e inmediatamente su ser misericordioso actúa. Bartimeo aprovecha su oportunidad, no deja pasar a Jesús. Insiste con confianza. En su grito podemos percibir esa mezcla de deseo profundo y de conocimiento de que Jesús le podía ayudar. Si el afligido invoca al Señor él lo escucha (salmo 33). El Señor nunca se desdice de sus Palabras. Él es fiel a la alianza prometida a su pueblo. Jesús lo escucha y hace que lo llamen.
Ahora la misma multitud de antes lo llama e incluso le animan a que se levante y vaya al encuentro de Jesús. Bartimeo vuelve a responder de manera ágil. Suelta su manto, su propiedad, su seguridad, lo que le protegía (Éx 22,25-26). Es lo único que tiene y lo suelta al contario que el joven rico. El texto continúa diciéndonos que Bartimeo es ágil porque da un brinco para acercarse a Jesús. Jesús le pregunta que quiere que haga por él y lo tiene claro, quiere ver. La confianza de Bartimeo en Jesús, al que ahora llama Maestro, lo salva. Lo salva su fe, se lo dice y así se lo reconoce Jesús. Al recobrar la vista se convierte en un hombre nuevo y en esa novedad de vida se pone a seguir a Jesús por el camino. Y recordemos que en este pasaje bíblico Jesús está subiendo a Jerusalén para celebrar la Pascua. Bartimeo puede celebrar la Pascua como un judío más.

En nuestra oración podemos pedirle a Jesús, con insistencia, que nos ayude, podemos gritarle por las cegueras propias y ajenas ; por los dolores propios y por los del mundo. Él nos escucha. Tengo que insistir en mi súplica y se la presento a Jesús que siempre está de camino acompañándonos. Podemos recordar, en las páginas del evangelio de Marcos, la fe en Jesús y en su palabra aparece como una fuerza que transforma a las personas, con agradecimiento las veces en las que nuestra fe en Jesús nos ha devuelto al camino de la vida.

Pidamos al Señor Jesús que nuestra fe en Él nos ayude a ser seguidores por los caminos de la historia y del Reino. Podemos pedir a Jesús que abra nuestros ojos y oídos para escuchar lo que pasa a nuestro alrededor y a quién pasa. Hoy con todos los que recobran la vista por el poder del Señor podemos rezar, con fe, ahora Señor según tu promesa puedes dejar a tu siervo irse en paz porque mis ojos han visto a tu Salvador.

Ana Alonso, r.a.
Asunción Cuestablanca - España


Lectura del santo evangelio según san Marcos 10,46-52 :

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

Derniers articles

S'inscrire à l'info-lettre