Dirigirse hacia los pueblos de los alrededores

(I)

Este domingo los milagros del Evangelio se realizan entre los amigos y parientes cercanos de Jesús. En el relato podemos apreciar la progresiva extensión del Reino de Dios. En primer lugar Jesús es invitado a una familia. Su presencia hace de la misma una pequeña comunidad. La noticia del Reino no va a quedar encerrada, sus efectos van a tener eco en todos los alrededores : La población entera se agolpaba a la puerta. La gente de Cafarnaum cree que Jesús al vivir en su ciudad, les pertenece sólo a ellos, sin embargo Jesús abre a sus discípulos a una comprensión mayor, al dirigirse hacia los pueblos de los alrededores.

Jesús, el que trae consigo la noticia de la liberación es también la respuesta última a la queja dolorosa y falta de sentido de Job. Éste compara la vida del hombre con el cumplimiento del servicio de un jornalero. Revela exactamente las carencias y malestares cotidianos de los hombres que yacen en la desesperanza. ¿A quién se dirige el desdichado Job ? Sus amigos le animan con buenas intenciones, sin embargo se siente atrapado en el misterio del dolor. La sabiduría humana de sus amigos llega a una única consecuencia : Si Job sufre, quiere decir que es pecador. En realidad piensan más en ellos mismos que en entender el sufrimiento de Job. Pero Job no se dirige a ellos, ni siquiera habla consigo mismo. Su único interlocutor es Dios : “Recuerda...” El que ha servido fielmente a Dios, ahora se siente abandonado, pero no deja de dirigirse a Él.
El desenlace de su historia da testimonio de que en verdad Dios sana los corazones destrozados y no olvida a su fiel servidor.

En el evangelio de este domingo nos encontramos con la reacción de Jesús hacia los que sufren. Jesús se entromete sin vacilar y a pesar del sábado. La respuesta de Dios al sufrimiento humano es su Hijo Único. Jesús nunca realiza los milagros para sí mismo, cura las dolencias de los que se dirigen a Él. La curación es en sí misma anuncio del Reino de Dios que va extendiéndose. La respuesta del hombre es ponerse al servicio del mismo, como fiel servidor, en la comunidad que es la Iglesia.
La curación de la suegra de Pedro nos muestra que el anuncio del evangelio va más allá de las palabras, y que a veces requiere gestos, miradas, y “darse cuenta” del sufrimiento ajeno.
Sin embargo, ¿quiere todo esto decir, que de una sola vez Jesús acabará con todos los males, las catástrofes e injusticias ? Sí, esto ocurrirá cuando se implante definitivamente el Reino de Dios. Los milagros del Evangelio son ya un signo de la liberación definitiva.
Jesús calla a los demonios. Marcos quiere dejar de manifiesto la humillación, la pobreza y la condición humana del Enviado, como nos recuerda Pablo me he hecho débil con los débiles, para ganar a los débiles ; me he hecho todo a todos para ganar, sea como sea a algunos. Por ello Marcos no quiere desvelar a Jesús como el que únicamente tiene el poder divino. Si la atención se dirigiera hacia Él y su poder divino la verdadera razón de su envío quedaría oculta.
En la lectura de la carta a los Corintios, Pablo está al servicio de la Buena Nueva.
En la Resurrección sabemos que Dios no abandonó a su fiel servidor y por ello, desde su Vida, el cristiano está llamado a ser fiel servidor.

Que este domingo aliente en nosotros el deseo de anunciar la Buena nueva más allá de las palabras, que hagamos memoria de los gestos curativos que intercambiamos en nuestras comunidades, gestos que manifiestan la fuerza del Amor, que nos ponen al servicio de los otros, especialmente de los más débiles ; gestos que hacen de nosotros una epifanía del Amor de Dios, del Reino futuro que ha llegado ya.

Beatriz Mengs, RA
Provincia de España
Vilnius - Lituania

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre