Vous êtes ici:

Celebración del bicentenario : los discursos de apertura

April 2017 - En la Asunción Cuestablanca, España

Apertura, Hermana Cristina Ocaña


Bienvenidos todos a este encuentro de la celebración del Bicentenario en la Provincia de España, Bienvenidas de manera especial Martine y su Consejo, sed bienvenidas también todas hermanas provinciales de las diferentes países donde está hoy la Asunción.
La Provincia de España, nunca hubiera soñado que en la celebración del Bicentenario estarían presentes hermanas de todas las provincias donde hoy la Asunción vive. Lo primero que brota en mi corazón y en el de todos, es una gran acción de gracias a Dios por permitirnos vivir este momento de gozo. También daros las gracias a vosotras hermanas provinciales porque vuestra presencia tiñe de color y de internacionalidad nuestro encuentro. De manera especial con la incorporación de las dos nuevas provincias con hermanas que vienen de la fusión de nuestras congregaciones, una de Madagascar y otra en Francia que llamamos France Notre Dame, cuyas provinciales se encuentran entre nosotros.
Y como no podía ser menos, daros las gracias a todos los asistentes que dejando vuestras ocupaciones habéis querido estar presentes en este momento aquí en el colegio Asunción Cuestablanca al que damos las gracias por su acogida.
Desde que se lanzó el Bicentenario todos hemos tenido acceso a la información y a la formación, para muchos a la vivencia, de lo que suponía para todos celebrar los 200 años del nacimiento de dos mujeres Mª Eugenia y Teresa E. que por gracia de Dios se pusieron a la escucha del Espíritu y fueron fieles a lo que Dios les pedía respondiendo a Su llamada. Intentaron responder a las necesidades de su época y vemos con alegría que ese deseo y esa intuición han llegado hasta nosotros.
Hoy queremos, y somos responsables todos los que estamos aquí, de mantener la llama que ellas encendieron hace años y que hoy permanece viva. No queremos que sea algo mortecino sino algo que va encendiendo las diferentes mechas que aparecen por el camino de la provincia de España, serán pequeñas luces pero, tenemos la seguridad de que no se apagan porque es Dios mismo quién la guía, iluminan la vida de los que se acercan, buscando vivir en plenitud los valores del Evangelio através de nuestro carisma.
La amistad, el respeto, las mutuas diferencias en la forma de ser y de pensar, no fueron obstáculo para nuestras primeras hermanas con las que nació La Asunción, así y no sin dificultades, nació la primera comunidad que dio vida a la Congregación.
Hoy esa semilla está dando fruto en 32 países del mundo en ámbitos muy diferentes, siempre en el campo educativo pero desde diferentes formas, alfabetización, promoción de la mujer, acogida a inmigrantes y refugiados hasta el acompañamiento de jóvenes y de universitarios donde se reclama nuestra presencia.
Es con vosotros y gracias a vosotros como todo esto es posible. Os invitamos como laicos vinculados a la Asunción de muy diferentes maneras a trabajar en la educación y en la evangelización, anunciando a Jesucristo con nuestra vida y con nuestra palabra a todos los que nos rodean. Creando espacios donde podamos juntos conocernos más y mejor a nosotros mismos y a los demás para vivir nuestra fe en plenitud. Dejándonos formar y acompañar.
Que este encuentro nos sirva a todos para conocernos más y mejor, pero sobre todo para conocer lo que La Asunción es y vive como familia aunque sea en lugares muy diferentes, que este tiempo de estar juntos nos ayude a conocer también más a La Asunción donde está y cómo trabaja en el mundo, aunque de maneras muy diferentes buscando como según las diferentes culturas puede encarnar nuestro carisma, pero siempre teniendo como meta a Dios y su Reino como desearon nuestras primeras hermanas a las que hoy de manera especial recordamos. Gracias de nuevo a todos y escuchamos ahora las palabras de Martine nuestra superiora general.
Cristina Ocaña,
superiora provincial

Apertura, Hermana Martine Tapsoba


Queridos amigos,
queridos profesores y personal de nuestros colegios,
queridas ex-alumnas y ex-alumnos,
alumnos, alumnas, queridas hermanas,
Considero una gracia poder estar hoy con vosotros para celebrar el Bicentenario como Asunción Juntos. Conmigo están las Consejeras Generales y las Provinciales y Regional que representan a toda la Congregación, Ya en el 2015 tuve la oportunidad y la gracia de venir con Carmen Escribano, para la celebración de los 150 años de la Asunción en España ; el año pasado todo el Consejo General hicimos la visita de la Provincia. Y aquí estamos de nuevo con vosotros para vivir juntos este momento de gracia. ¡Cómo no dar gracias a Dios, que no hace nunca las cosas ni al azar ni a medias ! Sí, verdaderamente es El quien conduce todo, con su mano amorosa y savia, previendo todo a su tiempo y concediéndonos lo que necesitamos en el momento favorable. Si, nos alegramos también de que Cristina y su Consejo hayan pensado en hacer coincidir la celebración del Bicentenario con el CGP. Eso permite a todo el CGP vivir una verdadera inmersión y contemplar el rostro y las realidades de la Provincia de España a través vuestro.
Queremos agradecer a todos y a cada uno de los que estáis aquí presente, vuestro cariño, vuestra amistad y disponibilidad y a muchos, el compartir la misión con nosotras. Gracias porque la Asunción en España crece y se desarrolla, desde las distintas vocaciones, para seguir aportando su piedra a la transformación de la sociedad por medio de los valores del Evangelio. Gracias a todos por querer “ser-con-nosotras”. Nos necesitamos y nos enriquecemos mutuamente, juntos, porque “en el surco del ayer, seguimos plantando la semilla del mañana”
Para nosotros, la celebración del Bicentenario del nacimiento de MME y de MTE es la ocasión de hacer memoria de la historia de una vocación, de la llamada que Dios dirigió un día a una joven mujer : María Eugenia. Ella supo responder con fe y generosidad, sin imaginarse siquiera la amplitud del proyecto en el que iba a participar, ni lo que iba a representar en el tiempo y en el espacio. Por su respuesta María Eugenia fue un don para la Iglesia y para toda la Asunción, de la que ella fue la "primera piedra puesta por la mano de Dios". Ella nos abrió un camino, el de su entrega a Dios y a los demás, para que podamos vivir la vida en plenitud. Su encuentro con Dios a través de mediaciones humanas y de sus hermanas, nos ofrece una manera de ser Iglesia y de vivir en Iglesia, que hoy nos habla y nos atrae todavía. Durante estos tres años de preparación a la celebración del bicentenario, hemos querido releer nuestra propia vocación como don, camino y encuentro, inspirándonos de la experiencia de nuestras dos primeras Madres. Celebrando estas dos figuras emblemáticas e inspiradoras, queremos volver a decir que nos necesitamos para encontrar nuestro propio camino personal. Santa María Eugenia no habría sido lo que fue y continúa siendo para nosotros, sin la presencia y la participación de todas las primeras hermanas y particularmente de M. Thérèse Emmanuel. Su nacimiento en el mismo año que el de Mére Thérèse Emmanuel es ya un signo del designio de amor de Dios para la Asunción.
Su testimonio de vida es una proclamación del valor de la comunión, de la complementariedad y de la colaboración para nosotros que vivimos y trabajamos juntos. Dios nos ha unido para una finalidad. Nos llama, a todos, laicos y religiosas, en la diversidad de nuestras vocaciones, para vivir y dar vida ; quiere hacer de nosotros signos y colaboradores activos de su proyecto para la humanidad. La presencia de cada uno de vosotros en esta celebración, nos hace palpar la riqueza de la herencia recibida de santa María Eugenia y su expresión específica en esta Provincia.
Que esta celebración sea expresión de nuestra acción de gracias a Dios por Santa María Eugenia y por Mère Thérèse Emmanuel. Que ilumine nuestras vidas con nueva luz y nos mantenga siempre preparados "a salir al encuentro" para la misión que se nos confía como Asunción-Juntos hoy en el mundo.
Martine Tapsoba,
superiora general


Documents


À voir sur le web

Dans la même rubrique


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

S'inscrire à l'info-lettre