Vous êtes ici:

Ayer fiesta de Corpus...

Cameroun
JPEG - 337.7 ko
rocesión con el Santísimo Sacramento

Ayer fiesta de Corpus... en la Diócesis se había decretado “día del testimonio” bajo el lema “orgullosos de ser católicos y de tener tan gran Rey”... como parte de una sensibilización de este 2009 : toma de conciencia de nuestra identidad como miembros de una familia, de una cultura, de una historia... y este mes, de la Iglesia católica.... el objetivo es que la gente se conozca y se sienta orgullosa de ser quien es. Como diría Santa María Eugenia “ser lo que se es con la mayor plenitud posible”. La misa comienza a las 8 am. Hacia las 10h30, después de la colecta de la “fiesta de las cosechas” que también nos ocupa todo este tiempo, y de los avisos que toman siempre un bueno rato, nos disponemos a la procesión con el Santísimo Sacramento por varios puntos de Baham. No puedo evitar recordar nuestras procesiones mexicanas, y en particular lo vivido con tanto ímpetu en Concepción e Buenos Aires y en Guadalajara !! Qué fervores !!

Mientras salimos la banda se apresura detrás del sacerdote, que se va ya acompañado de los niños y niñas acólitos, que llevan en sus manos sombrilla, incensario, cestos de florecitas diminutas que lanzan al aire mientras cantamos y danzamos.

Sigue la coral de mujeres, vestidas de blanco y con sus aditamentos tradicionales compuestos de cascabeles y otras sonerías... sin olvidar los bastones de cola de caballo que agitan con singular energía, y los sombreros de plumas, elementos esenciales de las ceremonias bamilekés.

JPEG - 430.7 ko
Procesión con el Santísimo Sacramento

El trayecto se anuncia arduo : cerca de 10 km bajo un sol recalcitrante, recorriendo caminos, rutas, veredas que serpentean entre subidas y bajadas a veces amplias y otras totalmente estrechas... como el mismísimo paisaje de Baham. El trayecto nos lleva primero a la Prefectura, luego subiendo hasta el Hospital, para bajar enseguida al mercado que está al borde de la carretera, y por último, el crucero Sado para volver a la Iglesia por la parte de atrás. Los altarcitos han sido debidamente preparados con palmas, especie de petate tejido o ramas de bambú de rafia a la usanza tradicional según el caso. Cada lugar me evoca los sudores del año : trámites, asuntos, reuniones, actividades. Ahora una Presencia los consagra...

Nuestras alumnas Adelaïde y Elizabeth corren delante con el carbón ardiendo, junto con José, uno de los catequistas, que va previendo los pormenores de la ruta ; se adelanta también un loquito que va quitando los obstáculos, y yo, que busco los mejores ángulos para las fotos !! Bella avanzadilla, no ?

Durante las 4 hrs que dura el trayecto, todos cantamos, bailamos y gritamos “yu yus” al Santísimo !!
Mi gozo es inmenso, me habita la oración de los últimos días, en que me aparece con fuerza el actuar de Dios : El que hace todo por nosotros y tanta gente se queda indiferente. El que da en abundancia y tantos no quieren acoger Sus dones. El que da la vida por todos y hay quien lo rechaza o permanece indiferente... como el evangelio de la misa en que Jesús prepara el BANQUETE PASCUAL, el festín de bodas. El, el Esposo, es a la vez anfitrión, quien dispone y prevé, quien sirve la mesa, quien se hace alimento accesible a todos. Y nos pide hacer lo mismo... Me viene el recuerdo de tantos banquetes gozados en familia donde Doña Tere disponía con tanto cuidado cada detalle, del aperitivo al postre (hasta la temperatura de cada platillo), y que a nosotros nos parecía tan completamente normal... parece evidente pero no todo mundo come igual.

Seguimos el trayecto, me siento agotada de ir y venir a lo largo de la procesión para las fotos, pero me alientan los ánimos de la gente. La gente no camina, danza !! Muchos niños participan sin poder siquiera ver más que al de adelante, dada su pequeña estatura. A otros los levantan en brazos y de caballito. Varios viejos caminan a la cola, despacito y nos alcanzan en cada estación, orgullosos de ofrecer su humilde homenaje al Dador de todo bien. La gente nos mira pasar sorprendida, algunos nos aplauden, nos saludan, otros se unen -entusiastas- al río humano que pasa sembrando Vida. Los varios campos de maizales reverdecidos acogen como promesa al que ya es Pan.

JPEG - 354.8 ko
Procesión con el Santísimo Sacramento

En el mercado observo a varios niños de la calle entre los que se encuentra el pequeño Dieudonné, de unos 10 años, que una de las maestras había adoptado hace 5 meses, y al que inscribimos en una Primaria, pero que se escapó... allí está junto con dos o tres, uno más grande visiblemente perturbado. De hecho el papá de Dieudonné, minusválido, vive también en el mercado, la mamá murió. Varios han tratado de ayudarlo, pero sin mayores resultados...
Al ver a estos niños, le suplico al Señor que este banquete de Vida pueda llegarles... me pregunto también qué podemos hacer por ellos... En el mercado encuentro también a Brigitte Babette, una alumna que terminó este año, lleva en su cabeza una charola de cacahuates que intenta vender. Ella es protestante y observa con respeto la procesión. Al acercarme me explica que nadie quiere pagarle sus estudios el año que entra. Quiere trabajar en la escuela... una buena alumna...
Dios nos da ya una reemplazante de Carine Flore que este año nos ayudó en Biblioteca estando en la misma situación ? Por cierto, el viernes me vino a dar las gracias por el dinerito que pudimos darle y contenta pues se va a inscribir el año que entra en un bachillerato técnico de Bandjoun.

Dentro le agradezco al Señor estos encuentros, le pido poder seguir sirviendo esta mesa de sus dones para nuestros hermanos más pobres... como ese evangelio donde se trata de invitar a los estropeados, los que no pueden dar nada a cambio...

Llegamos a la Iglesia y todavía tenemos la energía de pegar los últimos brincos en honor del Señor, me pasan la cola de caballo para danzar con el grupo de mujeres... luego, unos cantos de adoración que nos sumergen en un silencio cargado de admiración y agradecimiento... somos un solo Cuerpo en El. Hacia las 15h30 venimos a compartir el banquete de la mesa, chupando los huesos tiernos de dos gallitos que salieron del gallinero para la ocasión, pues comer pollo nos es totalmente excepcional. Todas en la comunidad estamos como arañas fumigadas, pero en la tarde hay que preparar con 8 jóvenes el “Camp Biblique” que cada año ofrece a los niños de la aldea la posibilidad de conocer la Biblia, con un método activo y adaptado, inventado en la Asunción del Africa del Oeste... y nos ponemos a preparar este otro banquete... con inmensa alegría...

Ana Senties, r.a.
Baham - Camerún


Ajouter un commentaire



Informations légales

Ce site est édité par "Religieuses de l’Assomption" :

Ecusson
  • Religieuses de l’Assomption - 17, rue de l’Assomption 75016 Paris - France
  • Tél +33 (0) 1 46 47 84 56
  • Fax + 33 (0) 1 46 47 21 13

Derniers articles

S'inscrire à l'info-lettre